Hay una razón por la que todo el mundo te parece feo nada más levantarte

También provoca que leas peor sus expresiones faciales y en consecuencia malinterpretes sus emociones

Ponte en situación: tienes una cita con una persona con la que llevas hablando una semana por Tinder. En el perfil tiene unas cuantas fotografías que te han enamorado. Esos ojos. Ese mentón. Esa sonrisa. Tienes unas ganas horribles de conocerle. Esperas pacientemente en el punto acordado con ciertos nervios. Un minuto y otro minuto. ¿Será esx? ¿O aquel? Entonces ves venir hacia ti a alguien con una sonrisa en la cara. Solo que no es la misma sonrisa maravillosa de Tinder. Ni los mismos ojos. Ni el mismo mentón. Piensas "otra vez me la han colado con las fotos". Pero espera: quizá simplemente anoche no durmieras lo suficiente.

Una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Upsala, en Suecia, así lo demuestra: "no dormir las suficientes horas por la noche puede hacer que se distorsione la imagen de las personas, provocando que parezcan menos atractivas de lo que parecerían si estuvieras descansado". Eso significa que si, en lugar de determinar tajantemente que no es tan hermosx como parecía en las fotos de Tinder, de cerrar para siempre las puertas de tu corazón, les das una segunda oportunidad un día que hayas dormido bien, podrías llevarte una muy agradable sorpresa. El insomnio ha podido privarte de muchas relaciones guays.

El insomnio puede confundirte (y mucho)

Lxs autorxs del estudio lo corroboraron con la ayuda de 45 hombres y mujeres jóvenes. Algunos de ellos no habían dormido una mierda la noche anterior, mientras que otros estaban totalmente descansados con sus ocho horitas de sueño reglamentarias en la mochila. Como apuntan desde El Confidencial, medio que se hace eco del estudio, "aquellos aquejados de insomnio calificaron como menos atractivos, menos confiables y me saludables los rostros que los que dormían entre seis y ocho horas". Además, también miraban a los rostros durante un menor espacio de tiempo. Su percepción estaba más distorsionada de lo que pensaban.

En palabras de Christian Benedict, autor principal de la investigación, "el descubrimiento de que los sujetos privados de sueño calificaron las caras como menos confiables y saludables y las caras neutrales y temerosa como menos atractivas indica que la pérdida de sueño está asociada con una impresión social más negativa que los demás". Y esto tiene una lectura complementaria: sí, afecta en la percepción sexual y romántica, pero también en el resto de interacciones sociales. Eso implica que vas por la vida con una visión mucho más oscura y pesimista de los demás. Al fin y al cabo, las caras nos parecen el espejo del alma.

Además, tienes que tener en cuenta otra cosa importante: las expresiones faciales son fundamentales para la interpretación del estado emocional de las otras personas. En consecuencia, si cuando estás muertx de sueño prestas menos atención al rostro de los demás, y cuando lo haces es con un filtro más negativo, es probable que acabes malinterpretando a la gente. Este es uno de los motivos por los que los días tras malas noches se convierten en una odisea en la que no terminas de entenderte con nadie. Lo bueno es que la solución es tan sencilla como descansar bien. El mundo, y la gente, te parecerá mucho más maravilloso.