Un importante científico del sueño advierte que dormir poco nos está matando

Si creías que lo peor que puede pasarte por dormir poco es tener dolores de cabeza y volverte adicto al café, estás muy equivocado. El profesor Matthew Walker, director del Centro para la Ciencia del Sueño Humano de la Universidad de California en Berkeley, ha advertido en una entrevista para el diario inglés The Guardian que una "epidemia catastrófica de la pérdida del sueño" está causándonos enfermedades potencialmente mortales cada día, como la obesidad, la diabetes o incluso algunos cánceres.

Gracias a sus investigaciones, Walker ha concluido que privarnos de sueño afecta a "todos los aspectos de nuestra biología". Lamentablemente, dormir poco es algo que hacemos la mayoría debido al estrés y también, según cuenta este especialista del sueño, a un prejuicio extendido que relaciona el dormir mucho con ser perezoso. "Queremos parecer ocupados, y una manera de expresarlo es mediante la proclamación del poco sueño que estamos recibiendo. Es una insignia de honor", apunta el científico. Además, el tipo de sociedad que hemos construido, ligada a una tecnología adictiva y a sustancias como la cafeína o el azúcar, afecta muchísimo a la rutina de nuestro día a día. "Nadie quiere renunciar a tiempo con su familia o de ocio, por lo que renunciamos a dormir en su lugar", insiste Walker.Resultado de imagen de sleeping gif

Sin embargo, y aunque todos sepamos que dormir poco es malo, este experto asegura que no le damos la importancia que merece sobre nuestra salud. "Me tomo mi sueño increíblemente en serio porque he visto la evidencia", dice Walker que sentencia: "una vez que sepas que después de una noche de solo cuatro o cinco horas de sueño, tus células asesinas naturales —las que atacan las células cancerosas que aparecen en tu cuerpo todos los días— bajan un 70%, o que la falta del sueño está relacionado con el cáncer del intestino, próstata y mama, o incluso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado cualquier forma de trabajo nocturno como causa de algunos cánceres, ¿cómo podrías pensar en hacer algo más que dormir?".

Por todo esto, el científico insta a las instituciones y el personal sanitario a dejarnos dormir por nosotros mismos de forma natural (sin pastillas u otros métodos las horas que sean necesarias) y a mantener unos hábitos de sueño saludables y regulares. Para él, las ocho horas de sueño cada noche "no son negociables". Walker y tu salud te están pidiendo que dejes esa espiral insana de cinco horas entre semana y pasarte el finde en la cama. Escúchales, seguro que dentro de unos años se lo agradecerás.