La impactante historia de la joven española rescatada de una secta en Perú

Patricia Aguilar, de 19 años, era rescatada el pasado miércoles por la policía del país andino después de un año y medio desaparecida

Perdida en un poblado de la selva peruana y con su bebé de pocos meses entre los brazos, la joven Patricia Aguilar, de 19 años, era rescatada el pasado miércoles por la policía del país andino. Hacía más de un año y medio, desde el 7 de enero de 2017, que esta alicantina había abandonado la casa de sus padres para unirse a la secta de Felix Steven Manrique, un gurú peruano de 34 años que reclutaba adolescentes a través de internet —Patricia solo tenía 16 años cuando lo conoció— para convertirlas en sus esposas y repoblar el mundo tras el apocalipsis que estaba a punto de ocurrir.

Es por ello que en el momento del rescate la joven portaba en sus brazos la niña de dos meses de edad que había concebido junto al líder de la secta. Su aspecto era el de una chica extremadamente delgada y ‘dopada’, probablemente por los efectos de los rituales con ayahuasca a los que Manrique la obligaba a participar y la escasez de recursos en San Martín de Pangoa, el pequeño municipio peruano en el que se encontraba malviviendo junto a otras mujeres y otros niños, todos ellos las esposas y los hijos del gurú. Una comunidad que giraba en torno a un líder que se hacía llamar Príncipe Gurdjieff y que se consideraba como “uno de los siete reyes de la creación”.

El Periódico

"Después de tanto tiempo en el grupo está totalmente anulada, es otra persona. La hemos rescatado, pero no la hemos recuperado, el daño ya está hecho”, ha confirmado a El Periódico de Catalunya la prima de Patricia y portavoz de la familia, Noelia Bru. Sin embargo, fue el padre de la joven el que gracias a su tesón e insistencia, llegando a viajar dos veces a Perú para conocer a las familias de otras chicas desaparecidas e intentar convencer a su hija para regresar, el que consiguió activar los resortes adecuados para que la policía del país actuase y pusiera fin al delirio de Manrique. 

Su capacidad de manipulación con las jóvenes era tal que llegó a presentarse en el consulado de España en Lima junto a Patricia para que declarase ante los funcionarios que se encontraba en el país por voluntad propia. Incluso llegó a ofrecer varias entrevistas a medios de comunicación españoles y peruanos, como el Programa de Ana Rosa Quintana,  insistiendo en su voluntad de permanecer junto a Manrique y atacando a sus familiares que estarían intentando hacerla regresar por la fuerza. Por suerte para ella y las demás jóvenes que habitaban la comunidad sectaria, la labor de la Interpol junto a la policía de Perú ha puesto punto final al delirante sueño de Manrique quien ha sido detenido.