Imagina Que Vas A La Playa Y La Policía Te Obliga A Que Te Desnudes

Estás tomando el sol en tu playa de toda la vida y de repente se te acerca la policía te pide que te desnudes o te vayas, que es la ley. Algo parecido le pasó este martes a una mujer que llevaba el velo islámico en una playa de Niza y recibió una multa por ello. Y está pasando en otras playas. La prohibición del llamado 'burkini' (una prenda que cubre todo el cuerpo) y del velo en la playa está causado un gran revuelo en Francia y refleja un debate delicado entre seguridad pública y libertad religiosa, aunque algunos lo consideran simplemente una norma absurda.

Al final de este vídeo se puede ver a una mujer explicando con calma al policía que siempre ha ido al mismo lugar y nunca había tenido problemas, pero el decreto municipal aprobado el 19 de agosto en Niza dispone que todo aquél que no respete "los buenos hábitos del laicismo" en la playa tiene prohibido su acceso. Aunque no se menciona explícitamente el burkini, en la práctica se está penalizando su uso.

Una decena de localidades francesas están arremetiendo contra la prenda porque aseguran que denota una pertenencia religiosa y además, dicen sus detractores, no es higiénica para la mujer. La iniciativa ha cobrado fuerza después de que en la isla francesa de Córcega hubiera un altercado entre una familia de origen magrebí y unos turistas que supuestamente fotografiaban a una mujer en burkini.

Estigmatización y discriminación

El Consejo Francés Del Culto Musulmán considera esta medida discriminatoria, y ha pedido una reunión de urgencia con las autoridades. El Ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha dicho que la prohibición no debería llevar a la estigmatización y que hay que evitar que esta norma oponga a unos franceses contra otros. 

La semana pasada en Canes también se multó a una mujer en la playa por llevar velo, y esta cuenta que escuchó comentarios tales como "vuelve a tu país" (aunque la mujer es francesa de tercera generación), "aquí somos católicos" o "la ley es la ley", aunque otras personas mostraron su apoyo y su indignación con la policía municipal.

No se sabe hasta qué punto esta prohibición puede ser contraproducente. Según la Comisión Islámica de España (CIE) puede fomentar la islamofobia y la marginalización de los musulmanes. Excluir a parte de la población musulmana que se sentía integrada en Francia podría dar lugar a más tensiones.

El Consejo de Estado francés, la más alta jurisdicción administrativa del país, se reúne este jueves para examinar la queja presentada por la Liga de los Derechos del Hombre (LDH) contra la controvertida medida anti-velo.

Una prohibición opresiva

Es curioso, porque durante la época franquista en España a las mujeres en la playa se les pedía que se cubrieran si iban demasiado ligeritas de ropa, y ahora en pleno 2016 nos encontramos con que una mujer musulmana que vive en Francia no puede ir vestida en la playa y la policía le pide que se descubra, porque es una infracción y una amenaza al "orden público".

Lo que no sabemos es si la policía francesa va a ir a fastidiarle el día de playa también a los que lleven trajes de neopreno, a la gente que se tenga que cubrir por enfermedades de piel o a quien vaya a ver la puesta de sol y se abrigue porque le entra frío. Pero claro, las mujeres musulmanas tienen que entenderlo, porque seguro que la población francesa se siente mucho más segura ahora que el burkini no les amenaza.