La Humanidad Ha Llegado A Plutón, ¿Y Ahora Qué?

El 15 de julio, la nave espacial New Horizons llegó a Plutón, concretamente a unos 12.500 kilómetros de su superficie, lo más cerca que se había llegado jamás. Unos días más tarde se ha conocido que 'el planeta enano' tiene montañas de agua helada y permanece activo geológicamente. Después de la conquista, la NASA ha afirmado que se ha completado el reconocimiento inicial de todo el Sistema Solar.  

La sonda New Horizons partió de la Tierra hacia Plutón en 2006. En las primeras imágenes que se mostraron, la NASA observó que no había cráteres producidos por el impacto de asteroides, lo que significa que la superficie es muy joven, con menos de 100 millones de años, según los investigadores. Esto quiere decir que puede que el planeta todavía se mantega geológicamente activo. Aparte del corazón que puede observarse, en imágenes más detalladas se aprecian montañas de agua helada de 3.500 metros, comparables, dicen, con las que se pueden encontrar en la Tierra.

Plutón se descubrió en 1930 y fue el noveno planeta del Sistema Solar. Pero las cosas han cambiado mucho desde entonces, y el 'planeta enano' ya no es la última frontera de nuestro sistema, sino que desde los años noventa se sabe que hay otras estrellas con planetas orbitando a su alrededor, el llamado cinturón de Kuiper, y que Plutón es solo el mayor de muchos que orbitan en torno al SolAhora, la nave New Horizons de la NASA intentará llegar a los objetos del enigmático cinturón. ¿Con qué objetivo? Saber más sobre el origen del Sistema Solar.


Después del Sistema Solar

Hacia 2030, la nave seguirá enviando datos a la Tierra. Para entonces New Horizons habrá avanzado hasta acercarse al medio interestelar, más allá de la influencia del Sol. Después de la conquista de Plutón, la NASA declaró que ya se ha completado el reconocimiento de todo el Sistema Solar. ¿Y ahora qué?

Los expertos afirman que una vez alcanzado Plutón, parece que los nuevos descubrimientos se encuentran a una distancia inalcanzable, pero como se ha comprobado durante las últimas décadas, parece que la exploración planetaria –de momento– no tiene límites.

Crédito de la imagen: NASA