Hazte Oír convierte su autobús transfóbico en avioneta

Cuando pensábamos que nos habíamos librado de aquel horrible bus naranja para siempre y su lema ‘Los niños tiene pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen’, la gente de Hazte Oír ha decidido seguir tocando la moral a todos este verano. La última ocurrencia de esta organización ultracatólica ha sido la de alquilar la típica avioneta de playa (naranja, cómo no) para colgarle la pancarta ‘Ley Mordaza LGTBI: Van a por tus hijos’.

El plan es tan malévolo que parece inventado por la mismísima Cersei Lannister: recorrer las costas desde Cádiz hasta Girona con el mensajito al viento para decirles a los papás y mamás que sus hijos podrían cometer el gravísimo error de enamorarse de alguien de su mismo sexo (como si el amor pudiese ser un error), de elegir su propia identidad de género o de creer que todos los niños tienen los mismos derechos. Pero es que la presentación de la iniciativa bajo el lema #HOBusAéreo fue poco menos que esperpéntica.

Desde su flamante avioneta en el Aeródromo de Casarrubios (Toledo), el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, explicó a los cuatro vientos que la aprobación de la ley contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género implicaría un gran riesgo debido a que “se trata de una ley que recorta libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos”. En opinión de este defensor de los valores más viejunos y carcas, “la clase política se ha propuesto adoctrinar a nuestros hijos y otorgar privilegios a determinados colectivos”.

Las reacciones a la última ocurrencia de estos señores no han tardado en incendiar Twitter convirtiendo el asunto en trending topic. Desde el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Gabriel Rufián, que se ha cebado hasta con memes de Los Simpsons, hasta la periodista Cristina Pardo, que no dudó en meterlo un zasca épico a Arsuaga en pleno directo al afirmar: “Soy heterosexual y no me siento amordazada por la ley, es más, me parece muy bien que todo el mundo tenga los mismos derechos”.

Por su parte, la responsable de políticas LGTBIQ de Podemos Catalunya, Marta Reina, que además fue la primera Mosso d'Esquadra transexual, no ha dudado en denunciar para Código Nuevo esta nueva ofensiva de Hazte Oír contra el colectivo que representa: “Es intolerable que la justicia española no ponga fin a todos los intentos de esta organización para difundir un mensaje de odio en nuestra sociedad. No frenar esto confirma que España continúa siendo un país transfóbico”. 

En su opinión, el verdadero problema reside en la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid del pasado 14 de julio por el cual se levantó el veto impuesto por el juzgado de instrucción número 42 sobre el autobús de Hazte Oír. “Ahora que saben que sus mensajes no están considerados como un delito de odio tienen carta blanca para continuar con sus campañas transfóbicas. Por desgracia, me parece que este verano tendremos que leer bastantes noticias de esta gente”, se lamenta Reina por teléfono a la vez que recuerda que la ley propuesta por su grupo parlamentario todavía se encuentra en trámite.

Con un coste de entre 15.000 y 20.000 euros, sufragados a través de los socios y simpatizantes de Hazte Oír, la campaña está a un paso de levantar el vuelo si nadie lo impide. Los más irónico de todo el asunto es que el lema “Van a por tus hijos” se le podría aplicar perfectamente a la institución que defienden a capa y espada, la Iglesia Católica, si se piensa en casos como los 4.500 niños que fueron abusados por sacerdotes de la Iglesia católica Australiana o los 200 curas de Boston que inspiraron la película Spotlight. En fin, sería para pensárselo dos veces.