'Gilipollas', El Libro Que Estudia Si Solo Los Trepas Alcanzan El Éxito

Aaron James es profesor de filosofía de la Universidad de Irvine y autor de Assholes: A Theory, un libro en el que ha analizado una especie cada vez más en expansión.

Este profesor empleó sus conocimientos para estudiar muy de cerca los comportamientos comunes de cierto tipo de personas y compartir sus conclusiones y teorías con el mundo, a pesar de la posible lluvia de críticas que podría recibir. El autor define a los Assholes, o gilipollas, como a aquellas personas que poseen una concepción muy grandiosa de sí mismos, a partir de la cual se sienten legitimados para hacer toda clase de cosas, como tratar mal a los demás. Entre algunos personajes conocidos, nombra a Miles Davis o Picasso, que creían que su talento les situaba por encima de los mortales y que, por tanto, las reglas de la convivencia que eran válidas para los demás no lo eran para ellos.

La igualdad para ellos es sencillamente insultante, es decir, el hecho de que el resto de mortales podamos estar a su altura les resulta molesto e inexplicable y miran a los demás desde lo alto de su altar imaginario.

Un momento, ¿no te suena? No hace falta irse muy lejos para detectar alguno de esta especie a tu alrededor. Seguro que mientras lo estabas leyendo te has dado cuenta de que, hoy en día, nuestra sociedad está repleta de assholes narcisistas cegados por el poder. Políticos, empresarios, deportistas, representantes de la justicia, famosos y no tan famosos llegan al poder con mucha menos ética que otras personas honradas; y, ojo, algunos de ellos incluso escogidos por nosotros mismos.

Existen numerosas investigaciones y libros que intentan identificar y explicar si son los rasgos positivos o negativos los que llevan a una persona a convertirse en un líder. Según muestran investigaciones realizadas por el profesor de la Universidad de Ámsterdam Gerben van Kleef, las personas más odiosas no solo parecen más poderosas, sino que su comportamiento les ayuda a prosperar. En otro estudio publicado en el Journal of Experimental Social Psychology, Van Kleef demostró, a través de un experimento, cómo la violación de las normas sociales hace parecer a los hombres más poderosos.

Seguramente se trata de una mala asociación de valores que tenemos grabada en nuestra mente y que nos hace de manera equivocada ponerle una serie de etiquetas aparentemente positivas a según qué tipo de comportamientos: "Si hace eso, será porque es una persona importante", "Si está tan seguro de eso, será verdad", "Si parece saber tanto, es un genio".

¿Son entonces los gilipollas los que más triunfan siempre? Pues no del todo, puesto que el éxito llega a ese tipo de personas pero también en muchas ocasiones a personas que lo consiguen gracias a sus cualidades y a su trabajo. Sin embargo, al ser mejores personas o más humildes, en muchas ocasiones están también más expuestas a ser explotadas.

Pero no todo acaba aquí, James también deja hueco a la esperanza y al cambio, y cree que son finalmente los givers (los generosos) los que llegarán más lejos y que los assholes terminan cayendo por su propio peso.

¿Podemos hacer que esto sea así? Sin duda, todos podemos buscar el éxito personal y profesional pero sin trepar por encima de nadie. La seguridad en ti mismo, los conocimientos, la autoestima y muchos otros valores típicos de los assholes son sin el menor tipo de duda cualidades que necesitas para triunfar, pero es importante combinarlos bien con la humildad, el carisma, la generosidad, la empatía y el cariño.