La extraña relación entre nuestros genes neardentales y el coronavirus

Los genes neandertales reducen en un 22% la probabilidad de enfermar de Covid-19 y estos son mucho más comunes en Europa

Homo habilis. Homo erectus. Homo antecessor. Homo ergaster. Homo floresiensis. Homo heidelbergensis. Y Homo neanderthalensis. Los homo sapiens no somos, ni muchísimo menos, los únicos homínidos que han caminado por nuestro planeta. Incluso en algunos tiempos, y en áreas concretas del mundo, compartimos espacio con algunas de estas especies, tan parecidas y a la vez tan diferentes a nosotros. Pero, sin duda, de todas ellas, la relación más estrecha la tuvimos con los neandertales. Incluso tuvimos sexo y descendencia con ellxs. Ahora, los científicos están empezando a descubrir qué implica eso para nuestros genes y, sobre todo, con el coronavirus

En concreto, y como han demostrado varias investigaciones, los seres humanos modernos, los únicos que han conseguido sobrevivir hasta nuestros días, tenemos entre un 1,5% y un 3,1% de genes neandertales en nuestro ADN, especialmente aquellos con un origen euroasiático. Y, sorpresa, algunos de esos genes nos hacen más resistentes frente al coronavirus, según un estudio llevado a cabo por científicos del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck, en Alemania, y el Instituto Karolinska, en Suecia. Siendo más precisos los genes neandertales reducen en un 22% la probabilidad de enfermar de Covid-19.

¡Vivan nuestros genes neandertales! Aunque probablemente deberíamos replanteárnoslo: mientras que los genes neandertales presentes en el cromosoma humano 12 nos protegen de la enfermedad, otros genes de neandertales localizados en el cromosoma 3 "pueden asociarse a formas más graves de la infección por SARS-CoV-2", según cuentan desde The Conversation, medio que se hace eco de la investigación. Así, tener unos genes u otros en nuestro genoma, procedentes de hace miles y miles de años, puede condicionar cómo reaccionamos a un virus que ha puesto en jaque a la humanidad en pleno siglo XXI.

En ese sentido, nuestros orígenes juegan un papel determinante en la presencia de estos genes "positivos" o "negativos" en relación al coronavirus. Como apuntan desde The Conversation, "hasta el 60% de la población europea y el 50% de la población del sur asiático llevaría la variante que predispone a la infección", pero no se ha encontrado en la población africana ni en la población del este asiático. En cuanto a la variante genética protectora, alabada sea ella, "estaría en el patrimonio genético de un tercio de la población", con la excepción del continente africano, el único en el que no está presente.

En cualquier caso, la realidad es que entre un 1,5% y un 2,1% de genes neandertales son muchos genes. No debemos olvidar que la activación de un mismo gen puede influir en muchísimos procesos del organismo y, en consecuencia, tener un considerable impacto en nuestro día a día. No en vano, y más allá del Covid, estos mismos investigadores han descubierto que nuestros genes neandertales "influyen en la calidad y el tipo de sueño, en el humor y en la tendencia al aislamiento". Probablemente algunos de nuestros comportamientos y rasgos sean muy sapiens y un poquito neandertales. Aún nos queda mucho por descubrir de nuestra herencia genética.