Europa No Da La Talla Ante La Mayor Crisis De Refugiados De La Historia

Un nuevo informe de la agencia Frontex, encargada de la gestión de las fronteras de la UE, señala con urgencia la necesidad de establecer rutas seguras y legales en las fronteras para las personas que huyen de los conflictos. En el mes pasado, la entrada de personas a la UE superó la cifra de 100.000, hecho que se produce por primera vez desde que Frontex comenzó sus registros en 2008. Según la agencia, la mayoría de personas proceden de Siria y Afganistán.

Desde Amnistía Internacional, lamentan la posición de la Unión Europea en la gestión de las fronteras y alertan sobre la necesidad de ampliar los planes de salvamento y la creación de rutas seguras y legales. El Informe Anual 2014 de Amnistía reiteró la incapacidad de la comunidad internacional para ocuparse de los conflictos: se calcula que más de 3.400 personas perdieron la vida en el Mediterráneo intentando llegar a Europa y 4 millones de refugiados sirios huyeron a países vecinos. Durante los cuatro primeros meses de 2015, alrededor de 1.700 personas murieron en el mar, lo que supone un incremento del 100% respecto a cifras del mismo periodo en 2014. En mayo, la Comisión Europea aprobó la Agenda Migratoria de la UE y reconoció la necesidad de ampliar las tareas de búsqueda y salvamento, además de ampliar el área de acción de la Operación Tritón.

Según Amnistía Internacional, "Desde enero hasta julio de 2015, Frontex registró 340.000 entradas irregulares de migrantes y solicitantes de asilo en la UE, casi tres veces más que la cifra equivalente para el mismo periodo de 2014". Verónica Barroso, portavoz de política de Amnistía Internacional España, explica que "Aunque se han fortalecido los  programas y se ha detectado una disminución de personas que mueren en el mar, sobre todo en las rutas marítimas, no es suficiente, siguen llegando embarcaciones donde, por desgracia, hay personas que pierden la vida".

El pasado 21 de agosto se produjo uno de los sucesos más espeluznantes de esta crisis de refugiados, cuando la policía de Macedonia dispersó con gas lacrimógeno a miles de migrantes refugiados mientras intentaban entrar en el país, desde la frontera con Grecia. Según The Guardian, ocho personas resultaron heridas. Entre las personas refugiadas había bebés, niños y niñas que presenciaron  la brutalidad de la policía para impedirles el paso. Verónica Barroso denuncia que "Este suceso es totalmente inaceptable; estamos ante una de las crisis humanitarias más grandes de la historia, las personas son solicitantes de asilo y se encuentran en una situación de vulnerabilidad, necesitan ayuda [...]. La presencia de niños, niñas y mujeres es muy preocupante porque son un colectivo más vulnerable".

Verónica Barroso relata a Código Nuevo las últimas noticias sobre los sucesos en la frontera de Macedonia: "Muchas personas están siendo maltratadas y no les están proveyendo de las necesidades básicas", y además recuerda que "esa es la obligación de los Estados, de acuerdo con el Derecho del Refugiado, dentro del Derecho Internacional". Desde Amnistía Internacional, también remarcan la inconsciencia de muchos medios y representantes políticos ante la situación de  Europa: "La mayor crisis de refugiados de la historia y la crisis humanitaria más grave después de la II Guerra Mundial [...]. Algunos medios y representantes políticos están utilizando términos, como por ejemplo 'plagas', que no reflejan la realidad y están desvirtuando el tratamiento de estos temas".

La situación actual demanda el lema de Amnistía Internacional: "Las personas antes que las fronteras"

Crédito foto principal: UNICEF