Un estudio descubre que los cigarrillos electrónicos también provocan cáncer

El mundo del tabaco está repleto de mitos populares y medias verdades. Si hace un tiempo os contábamos que el tabaco de liar era más tóxico y adictivo que el tabaco de cajetilla, a pesar de la creencia generalizada de que es más benigno para la salud, ahora un estudio vuelve a demostrar que, cuando hablamos de fumar, todo es perjudicial en mayor o menor medida. Y es que científicos de la Universidad de Nueva York han descubierto que los cigarrillos electrónicos causan mutaciones en el ADN que conducen al cáncer, lo que demuestra que practicar vaping no es, ni mucho menos, una alternativa tan segura como nos han querido vender.

Los argumentos parecen de lo más verosímiles. Mientras el humo del tabaco contiene nitrosaminas y muchos otros productos químicos cancerígenos liberados durante la combustión, el cigarrillo electrónico libera la nicotina a través de aerosoles sin necesidad de quemar tabaco y, por tanto, evitando todos esos químicos tan perjudiciales. Sin embargo, los investigadores advierten que eso no significa que el vaping sea seguro o esté libre de riesgo de cáncer, ya que, según su estudio, aunque fumar cigarrillos electrónicos libera menos agentes cancerígenos que el humo del tabaco, las posibilidades de desarrollar cáncer de pulmón, cáncer de vejiga o enfermedades del corazón es mayor en e-fumadores que en no fumadores.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores sometieron células cultivadas en vejiga y pulmón humanos al vapor del cigarrillo electrónico y descubrieron asombrados cómo las células mutaban rápidamente y se volvían cancerosas en una tasa mucho mayor de la esperada. También los ratones expuestos al humo del cigarrillo electrónico sufrieron daños significativos en el ADN. Quizá, por eso, la Administración de Alimentos y Medicamentos rechazó el nuevo producto de vapor electrónico IQOS de Philip Morris, alegando que, definitivamente, no es más saludable que el tabaco. Al fin y al cabo la única opción verdaderamente sana pasa por no fumar.