España volverá a permitir la reproducción asistida de lesbianas y personas trans

Las personas trans y las mujeres bisexuales y lesbianas podrán tener hijxs con la ayuda médica de la sanidad pública, un derecho que el gobierno del Partido Popular les restringió en el año 2014

En 2014, el gobierno del Partido Popular excluyó a las mujeres lesbianas, bisexuales con pareja mujer y sin pareja de la reproducción asistida en la sanidad pública. El viernes pasado, el Gobierno español puso fin a esta discriminación en España e informó que estas personas recuperarán este derecho a formar una familia. Además, las personas trans con capacidad de gestar también tendrán este derecho. 

La reproducción asistida permite a las parejas que por algún problema no pueden tener hijxs contar con ayuda médica para alcanzar este objetivo, ya sea la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la donación de óvulos, etcétera. Pero en España las chicas lesbianas y las personas trans estaban excluidas de este proceso. Muchas comunidades autónomas ya habían roto con esta exclusión, pero se seguían dando casos de discriminación y por tanto las autonomías ya no podrán elegir. Tendrán que ofrecer asistencia médica a todas las personas que lo necesiten. 

La ministra de Sanidad Carolina Darias anunció la decisión en un acto rodeado de activistas LGTBI y feministas, que estuvieron incluso detrás del momento de la firma, con las banderas arcoíris y trans presentes, un claro gesto del gobierno hacia estos colectivos que presionaron para que se pudiera aprobar la ley trans.  “Que a nadie le quepa ninguna duda de que ampliar derechos reproductivos es ampliar derechos humanos”, dijo la presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), Uge Sangil. La ministra respondió agradeciendo a quienes “durante tanto tiempo han luchado y nunca han bajado los brazos”. También la ministra de Igualdad, Irene Montero, defendió que la ampliación de la reproducción asistida es un “paso decisivo” que ayuda a “restaurar este derecho”. 

En los últimos años, las mujeres lesbianas, bisexuales y trans han tenido que enfrentarse a situaciones como tratamientos interrumpidos o tener que pagar mucho dinero para poder acceder a este derecho por la sanidad privada. Ha habido incluso casos en los que la justicia ha reconocido que se trataba de una “discriminación por razón de orientación sexual”. España es un país referente en la reproducción asistida, que está muy restringida en otros países europeos. Más de la mitad de los países europeos, según publicó recientemente civio.es, prohíbe el acceso a la reproducción asistida a lesbianas y un tercio de los países veta a las mujeres sin pareja. Aún más complicado lo tienen las personas trans e intersex. Francia y Noruega las incluyeron recientemente. Hungría y Polonia, por su parte, son los países más restrictivos en reproducción asistida.