El Entrenamiento De Guerra Más Brutal Y Peligroso Que Se Practica En El Mundo

Es uno de los deportes más bestias que existen y uno de los más desconocidos. Se llama bo-taoshi y los cadetes de la Academia Nacional de Defensa de Japón llevan décadas practicándolo para entrenarse. También se juega en muchas escuelas del país, aunque en algunas está prohibido por su peligrosidad.

Hasta ahora nadie le había dado demasiada importancia, pero con los últimos cambios que ha habido en el país, el bo-taoshi pasa cada vez menos desapercibido. Desde la Segunda Guerra Mundial, Japón se ha estado portando muy bien militarmente. Pero se ve que ya ha pasado el tiempo de los niños buenos y el pacifismo y que ha llegado el momento de hacer algunos cambios legales para volver a la carga. Por eso a finales de marzo aprobó unas leyes que permiten que sus tropas intervengan en suelo extranjero y podrán hacerlo aunque Japón no haya sido amenazado directamente, sólo hace falta que amenacen a alguno de sus aliados.

Hubo grandes manifestaciones y partidos en contra, pero el Partido Liberal Demócrata en el gobierno cerró los ojos, se tapó los oídos y tiró para adelante, pasando también de uno de los artículos de su Constitución que, aunque no prohíbe que el país tenga una capacidad defensiva, sí que entrara en guerra fuera de sus fronteras.

Mientras tanto, el cuerpo militar nipón se sigue preparando con el bo-taoshi. Una locura con una sola norma: no tener miedo. Dos equipos (o batallones como les llaman ellos) de 75 personas cada uno salen al campo en masa. Uno tiene sólo una función defensiva, sus componentes van de blanco, mientras que el otro es el que tiene que atacar. ¿El objetivo? Defender un palo. Como suena. Un palo de unos cuatro metros de altura. Si el equipo atacante consigue tumbarlo (o hacer que baje de un ángulo de 30º con el suelo), ha ganado. En este 'juego' todo vale, patadas en la cabeza, romper camisetas, inmovilizar al adversario en el suelo, saltos a lo loco... Por lo menos van descalzos y con cascos blandos.

La formación se parece un poco a las torres humanas típicas de Cataluña, los castellers. El equipo que defiende se apiña alrededor del palo, formando una base, encima una segunda fila de unos cuatro hombres y arriba del todo, como si estuviera subido en un mástil de un barco pirata, el que llaman 'el mono', que se pone a avistar y defender el palo para que no caiga.

Pero es que las tácticas no se reducen sólo al campo y al 'partido', además utilizan espías para ver cómo se entrenan los equipos contrarios y luego neutralizar su juego. Táctica militar al completo.

En la Segunda Guerra Mundial, la carga Banzai de los japoneses (ataque suicida en avalanchas humanas), desconcertó en varias ocasiones al enemigo, aunque pasada la sorpresa acabó siendo poco efectiva porque moría mucha gente de forma inútil. Queda por ver qué utilidad práctica se le podría dar al bo-taoshi en el campo de batalla, o mejor que siga siendo solo un deporte.

Crédito de la imagen: REUTERS