Una empresa publica una oferta de trabajo como abrazador de gatos en Irlanda

Van de duros. Miran con desdén y son ellos los que deciden cuándo quieren recibir cariño. Territoriales, independientes, regios. Pero vivos, muy vivos. Por eso, de vez en cuando también necesitan de tus atenciones. Numerosos estudios han constatado que los gatos, si bien no de una forma tan evidente como los perros, también sienten cariño por la raza humana, y más en determinados momentos. Y precisamente este es uno de los ejes de esta oferta de trabajo. En Dublín, una clínica veterinaria busca a personas que se dediquen a colmar de caricias y carantoñas a los gatos que se recuperen de operaciones o enfermedades.

"El candidato ideal debe tener manos suaves capaces de acariciar y acariciar a los gatos durante largos periodos de tiempo", explican los veterinarios en su web. Buscan 'abrazadores' que disfruten alimentando, cuidando y atendiendo a los gatos enfermos, y que se ocupen de "hablarles con cariño para calmar sus nervios".

Todo para que esos días fuera de su casa, de su feudo, pasen lo más rápido posible. El candidato deberá emplearse a fondo y exponerse a arañazos, mordeduras y bufidos, y tendrá que desplegar sus 'dotes terapéuticas' para calmar la ansiedad de los animales. La oferta también recoge un último requisito para redondear la idoneidad del perfil. "Contar con la capacidad de entender los diferentes tipos de ronroneo será una ventaja añadida que ayudará a asegurar tu puesto con nosotros", explican.

Porque ellos también tienen sentimientos. A pesar de que su relación con los humanos ha tenido sus más y sus menos, los gatos domésticos necesitan sentirse importantes, aunque se resistan a demostrarlo. Atrás quedaron los tiempos en los que su imagen era vinculada a la brujería y al maligno. Y aunque en ocasiones sus malos humos puntuales sean evidentes, son muchos los que se declaran ailurofílicos, es decir, amantes de los gatos. Así que, si eres uno de ellos, si no puedes resistirte su porte elegante, y si eres de los que prefieren su amor distante frente a la entrega total de los perros, este es tu trabajo.