Una empresa implantará microchips a sus empleados para 'facilitarles el trabajo'

Llegas a la oficina y pasas la tarjeta por la máquina para desbloquear los tornos de acceso al edificio. Subes a tu planta, la segunda, en el ascensor. Antes de sentarte, compras un zumo en la máquina del pasillo. Después, enciendes el ordenador y abres tu sesión para ya, finalmente, iniciar tu jornada. Un breve repaso a las primeras rutinas diarias de millones de trabajadores en todo el mundo, en las que el contacto con la tecnología es fruto de la inercia. Porque los tornos, las máquinas expendedoras y, por supuesto, los ordenadores, forman parte del escenario. Pero el futuro (ese de los coches voladores y los robots) parece haber llegado a una empresa de Wisconsin, en Estados Unidos, que el próximo martes instalará unos microchips en sus empleados para permitirles que sus dedos se conviertan en una herramienta tecnológica más.

Three Square Market se dedica a crear micro-mercados para otras empresas, buscando que cualquier empleado pueda comprar productos básicos sin salir de la oficina. Por eso, apuesta por desarrollar aplicaciones de pago take-less para tarjetas de crédito. Pero también ha querido ser la primera en prescindir de cualquier herramienta ajena al propio cuerpo del comprador, empezando por sus propios trabajadores e instalándoles unos chips similares a los que se usan con las mascotas. Lo que pretenden, según dicen, es que los trabajadores puedan abrir puertas, encender ordenadores y fotocopiadoras, desbloquear teléfonos, compartir información y, por supuesto, comprar artículos en las máquinas de vending solo con pasar su mano por todos esos artículos.

"Prevemos que el uso de esta tecnología se extenderá cada vez más y que pronto podrá usarse como si fuera un pasaporte, una tarjeta de transporte público o un sistema de compra", explica Todd Westby, CEO de Three Square Market, en su comunicado oficial. Y quieren adelantarse: 50 de sus empleados serán los protagonistas de su 'Chip Party' del día 1 de agosto, cuando un equipo de expertos instalará esos pequeños 'granos de arroz' entre sus dedos pulgar e índice.

Los límites de la autonomía y la privacidad vuelven a ser cara B de acciones como la de Three Square Market. Para tranquilidad de los detractores de estas soluciones tecnológicas, Westby ha explicado que los microchips encriptarán toda la información almacenada y que en ningún caso servirán para realizar rastreos por GPS.