Esta empresa comercializará carne de laboratorio para combatir la crisis alimenticia

Una crisis descomunal llama a las puertas del mundo. En estos momentos, la ganadería industrial produce el 14,5% de los gases de efecto invernadero, más que todo el transporte mundial junto. En el año 2050, según la ONU, habrá unos 9.000 millones de personas poblando el planeta, lo que sumado a la progresiva adopción por parte de países como China o India de dietas occidentalizadas, generará una demanda de carne insostenible para el medio ambiente. Para evitar este desastre ecológico, la FAO ha recomendado en varias ocasiones la nutrición a base de insectos. Pero, si te horroriza imaginar el suave crujido de una cucaracha entre tus dientes, respira tranquilo/a, pues hay una empresa estadounidense dispuesta a ofrecerte una alternativa.

carne-laboratorio-codigo-nuevo

Su nombre es Memphis Meats y su intención, escriben en su página web, es producir carne real a partir de células madre, eliminando de la ecuación la necesidad de alimentar, criar y asesinar animales. De esta forma, explican, salvarán incontables vidas, cuidarán mejor del medio ambiente (reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, la utilización de tierra y el gasto de agua) y evitarán un drama sanitario mundial: el desarrollo de superbacterias resistentes a los antimicrobianos como consecuencia del continuo suministro de antibióticos a los animales de granja por parte de la industria ganadera.

Hacía años que su fundador, el prestigioso cardiólogo indio Uma Valeti, se había vuelto vegetariano cuando tuvo la brillante idea: si podía regenerar con células madre el daño provocado por un paro cardíaco en el corazón de un paciente, también podía utilizar esas mismas células, capaces de convertirse en diferentes tejidos a medida que maduran, para producir carne en una probeta de laboratorio. "Si continuara como cardiólogo, tal vez salvaría 2.000 o 3.000 vidas en los próximos 30 años. Pero si me concentro en esto, tengo el potencial de salvar miles de millones de vidas humanas y billones de vidas de animales", explicaba a Inc el empresario de la startup.

In next month's issue of @incmagazine: "A World Without Slaughter." #environment #sustainability #memphismeats #food #meat #sustainable #animalwelfare #animalprotection #foodie #foodofthefuture #futureoffood #sustainablebusiness #business #siliconvalley #inc #socialentrepreneurship #ceo

Una publicación compartida por Memphis Meats (@memphismeats) el

En sus instalaciones en Sillicon Valley, el proceso científico necesario para fabricar carne limpia tiene lugar dentro de los llamados biorreactores celulares. Tras obtener células madre pluripotenciales de los animales mediante biopsia y ubicarlas en un medio de cultivo que las nutra, los biotecnólogos de la empresa aplican un proceso de comunicación biológica entre las células, unas señales moleculares que les dicen que crezcan. Una vez hecho esto, las dejan madurar en un entorno apto para la vida, con unos 37 grados y un porcentaje de dióxido de carbono atmosférico del 5%. Y voilà: ‘habemus carne’.

La ciencia y la tecnología necesarias para esta ingeniería de tejidos, no obstante, existen desde hace dos décadas, pero ninguna empresa había avanzado lo suficiente a la hora de acercar la carne sintética al sabor y precio de la carne tradicional. Ahora, con el ser humano y el planeta prácticamente contra las cuerdas, son varias las empresas que luchan por un mercado que vale billones de dólares: Mosa Meat, Supermeat o la propia Memphis Meats, todas ellas concentradas en abaratar los costes de producción. Esta última, sin embargo, parece la mejor posicionada: comercializarán carne limpia, aseguran, en 2021.

Love this infographic by the great Christian Furniss! #meat #memphismeats #environment #sustainability #climatechange #animalwelfare #animalprotection #publichealth #food #foodofthefuture #memphis #siliconvalley

Una publicación compartida por Memphis Meats (@memphismeats) el

Hasta el momento, y con un equipo de tan solo diez personas, han logrado cultivar y cosechar en sus biorreactores carne de vaca, de pato y de pollo con sorprendentes resultados de sabor según quienes tuvieron la oportunidad de probarlo. Pero aunque han logrado rebajar la cifra de 18.000 dólares por kilo que costaba en 2016, cuando la empresa de Valeti se puso en marcha, los 7.600 dólares actuales continúan siendo excesivos. La idea, sin embargo, es ir bajando la cuantía progresivamente hasta hacerla incluso más barata que la carne original. "No es una locura pensar que algún día puedas comprar carne a un dólar por libra", cuenta el fundador de Memphis Meats.

En los últimos años, el crecimiento del movimiento reducetariano, vegetariano y vegano ha sido enorme, tanto en España como en el resto del mundo. Sea por ética, por salud o por respeto al planeta, las nuevas generaciones rechazan cada vez más el modelo de ganadería industrial que reina globalmente. Una tendencia que, unida a la insostenibilidad de este modelo, hacía presagiar un futuro cada vez menos carnívoro. Sin embargo, la aparición de empresas como Memphis Meats, celebrada incluso por organizaciones proveganismo como Igualdad Animal, podría cambiarlo todo. Porque ya no es ciencia ficción: una carne ética es posible y no tardará mucho en llegar a los supermercados.