Una empresa busca catadores de chocolate y te explicamos cómo aplicar al puesto

Imagina despertarte cada mañana sabiendo que tu trabajo durante las próximas horas consistirá simple y llanamente en saborear y tragar el mejor chocolate del mundo. Suena fantástico, ¿verdad? Quizá incluso fantasioso. Pero ser catador profesional de chocolate, probablemente el trabajo soñado de la inmensa mayoría de nosotros, es una realidad ahí afuera. Y Mondelez International, la multinacional que gestiona marca como Oreo, Milka o Cadbury, acaba de publicar varias ofertas de empleo remuneradas con el objetivo de encontrar al candidato ideal y ofrecerle un puesto permanente como catador de sus deliciosos productos.

En concreto, Mondelez Internacional ha publicado cuatro ofertas de trabajo: una para catador de bebidas 'chocolatadas' y tres para catadores de chocolate. Las funciones del trabajo, que apenas ocupa siete horas y media semanales, será probar los productos de la empresa y proporcionar “comentarios objetivos y honestos” como feedback. Para ello, los afortunados que resulten elegidos recibirán una formación tanto para desarrollar el paladar como para adquirir un vocabulario específico que les permita expresar los sabores con precisión. No es necesaria, por tanto, ningún tipo de experiencia previa para optar a este idílico trabajo.

Lo que sí es necesario, y mucho, es que te des prisa si no quieres que otros golosos del chocolate se queden con este cotizadísimo trabajo. Porque la última vez que Modelez Internacional abrió un proceso de selección parecido recibieron más de 1.000 solicitudes en un solo día. Hay muchísimo en juego y la competencia es feroz. Y lo más importante de todo: el plazo para presentar la chococandidatura termina hoy mismo, 16 de febrero. Así que ponte las pilas, entra en el apartado de empleo del sitio web de la compañía, introduce la palabra clave taster en el buscador, regístrate y postula para ser uno de esos privilegiados que catan y deciden los nuevos chocolates que sale al mercado. Tendrás que mudarte al Reino Unido pero, a fin de cuentas, ¿qué no harías por el chocolate?