Por qué nadie sabe quién es Elvira Fernández

Michelle Obama, la mujer del expresidente de EE.UU., es mundialmente famosa. De hecho, es una de las figuras públicas más queridas de ese país (incluso más que su marido) y se considera que uno de los mejores discursos de esta campaña electoral estadounidense lo ha dado ella: una defensa de las mujeres que pone la piel de gallina, después de los escándalos sexistas de Donald Trump. También conocemos de sobra a la (tercera) mujer de este último, Melania Trump, por mucho que ella se empeñe en estar más calladita que Michelle Obama. Pero, ¿quién conoce a la mujer de Mariano Rajoy, Elvira Fernández? Y, ¿hasta qué punto tiene sentido que sólo por ser la mujer del presidente (obviamente Michelle Obama tiene muchísimas más cualidades), automáticamente se convierta en una política más? En cierta manera, es como si la mujer de un médico se convirtiera en médico sólo porque su marido lo es, la de un pintor en pintora.

Esto es marketing, amigos

En EE.UU., donde la religión cristiana se extiende también a la política, la imagen de la familia tiene mucha importancia. Los Obama construyeron una imagen de padres y matrimonio modelo ligada a un progresismo cercano al modelo clásico de familia. Cosa que encanta en Norteamérica y que les acercó a muchos de sus votantes, algo que no pasaba desde los Kennedy, en los 60.

La presencia de Michelle suavizó la figura de Obama, le hizo más humano y menos frío y distante. Que él no tenga vergüenza de airear a los cuatro vientos el amor que siente por su mujer, de desvelar escenas que normalmente se guardarían para la esfera privada, le hace más bueno y dulce a ojos de los estadounidenses, ávidos de amor romántico. No les hace falta hablar de autenticidad, porque la demuestran y de esa manera se marcan un tanto en el mundo del marketing político.

A Pedro Sánchez y Begoña Gómez, su mujer, les llaman los Obama españoles. La diferencia es abismal, claro, pero igual el hecho de que ella sea experta en marketing les ha hecho entender las ventajas de tender a esa imagen.

El #Boss está en Madrid. La noche promete!! #TheRiverTour #BruceMadrid #BruceSpringsteen

A photo posted by Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) on

Esta mañana he podido disfrutar como nunca viendo a nuestras hijas jugar al #basket 🏀#JornadaDeReflexión

A photo posted by Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) on

Sin embargo, la familia Rajoy queda lejos de las redes sociales y la actualidad. Su imagen alejada del ciudadano se debe, entre otras cosas, a la poca empatía que sabe generar Mariano. ¿Debería valorarse la capacidad político por si decide o no mostrar su vida privada? Cualquiera pensaría que no, pero lo cierto es que desde el nacimiento de la propaganda (en la Primera Guerra Mundial) y el marketing político (Eisenhower fue el primer político que contrató a una agencia de publicidad para que crearan su campaña televisiva "I like Ike") que el candidato sepa transmitir confianza al electorado es vital para la victoria, y eso cuenta en todos los aspectos de su persona.

Aunque sí que es cierto que Elvira Fernández ha aparecido en algunos momentos importantes, incluso dándose unos besos de celebración con el presidente o recibiendo caricias cariñosas. Nada más allá de eso, ni mucho menos se ha lanzado a dar ningún discurso político ni a intervenir en campaña, porque ella no se dedica a la política.

No olvidemos que la política es pura publicidad, se trata de vender valores y el que más convenza, gana. Nos podemos imaginar un post de Instagram de Rajoy abrazando a su mujer, los dos sonrientes y con mirada cómplice, para desearle feliz aniversario. Uf, habría que esforzarse mucho.

https://www.instagram.com/p/BLHLHtPBjIW/?taken-by=barackobama

En la cuenta de Instagram de nuestro presidente es difícil encontrar alguna foto con su mujer. Es más fácil encontrar miradas cómplices con Obama.

https://www.instagram.com/p/BHsFjoqDF7w/?taken-by=marianorajoy

¿Quién es Viri?

Elvira Fernández tiene 51 años. Le llaman cariñosamente Viri y es una mujer muy discreta, incluso en algún debate electoral donde han acudido las mujeres del resto de los candidatos, ella no ha aparecido.

Estudió Economía y trabajó para Antena 3 y Telefónica analizando contenidos audiovisuales hasta que su marido ganó las elecciones, pero no para estar más presente en la vida pública de Rajoy, sino para centrarse en su vida privada. Fernández nunca se prestaría a salir en un programa de la tele de karaoke, por ejemplo. Todo lo contrario que Michelle Obama, que tiene hasta una jefa de discursos que se los escribe.

Tal vez no le guste la política y solo acompañe a su marido como quien va a la cena de Navidad de la empresa, tal vez Elvira haya escogido tener vida propia.