La dura realidad que se esconde detrás de los tatuajes de Medusa en Tiktok

Medusa se ha convertido en un símbolo del movimiento Me Too y cada vez más personas en Tiktok comparten sus tatuajes de este ser mitológico

En Tiktok se están viralizando los vídeos de chicas y chicos que muestran su tatuaje de Medusa, una mujer de la mitología griega que tenía serpientes en lugar de cabello y que petrificaba a quien le miraba a los ojos. Ahora bien, cuando las personas comparten la imagen del tatuaje, lo hacen con una música triste y con una frase previa del tipo “me cuidará un amigo de mi padre” o “tranquila mama, solo saldré de fiesta y volveré a casa”, para justo después mostrar su tatuaje de medusa. 

Claramente, los vídeos hablan de casos de abusos sexuales y violaciones que han sufrido esas personas. ¿Pero qué relación tiene la figura de Medusa con los abusos? Más de lo que nos pensamos. En el imaginario colectivo, Medusa es representada como un monstruo de la mitología griega que causó muchos males a la población hasta que el héroe Perseo consiguió matarla cortándole la cabeza que después usó como arma para petrificar a sus oponentes. 

@its..afria It really be your own friends #medusatattoo #saawareness #speakup #mentalhealthmatters ♬ everything I wanted - Evil☆

Ahora bien, lo que pocos saben es cuál es el origen de la gorgona. El poeta griego Ovidio, explica en las Metamorfosis, cómo Medusa era una de las doncellas que custodiaban el templo de la diosa Atenea. Tal era su belleza, que era pretendida por muchos. Pero como doncella que era, debía permanecer virgen para ser digna de su cargo. Hecho que no impidió que el dios del mar, Poseidón, decidiera violar a Medusa en el mismo templo de Atenea. Ante la situación, la diosa Atenea, en lugar de castigar a Posedión por violar a la doncella en su templo, lo que hizo fue castigar a Medusa condenándola a tener serpientes venenosas en lugar de cabello y la desterró del templo.

El surgimiento del movimiento Me Too ha resignificado esta figura, que históricamente siempre ha sido representada como el “monstruo” de la historia. Cuando realmente, Medusa fue víctima de una violación y después castigada por ello. Un claro ejemplo del machismo que ya había en esos momentos en la cultura griega y que aún sigue vigente en nuestros días a través de los juicios en que se cuestiona el relato de las víctimas. Así pues, ahora el rostro de Medusa se ha convertido en símbolo de resiliencia frente a estas situaciones y un reclamo de una justicia real. 

Este imaginario también fue alimentado gracias a la estatua de Medusa con la cabeza de Perseo decapitada en sus manos, que se puso en Nueva York frente al tribunal donde el ex-productor de Hollywood Harvey Weinstein fue sentenciado a 23 años de prisión por violación y agresión sexual. La estatua fue obra del escultor argentino Luciano Garbati con el fin de hacer reflexionar sobre cómo funciona realmente la justicia ante los casos de machismo y violencia patriarcal.