Los diarios de viaje de Einstein revelan su lado más racista y misógino

Expertos de la Universidad de Princeton han encontrado comentarios racistas, xenófobos y misóginos sobre la visita de Einstein a Asia

Cuando escuchamos el nombre Albert Einstein, lo más probable es que nos vengan a la mente sus grandes aportaciones al mundo de la ciencia, sus célebres frases, la Teoría de la Relatividad o su premio Nobel de Física en 1921. Su vida y su obra siempre se han tomado como un ejemplo en todos los ámbitos. Incluso, desde que declaró en una conferencia sobre física en la Lincoln University que consideraba que el racismo "es una enfermedad de blancos" todo el mundo lo tuvo en un pedestal. Sin embargo, no fue hasta hace unos días que el mundo descubrió que la imagen que teníamos del célebre científico alemán no era del todo cierta.  

Princeton University Press acaba de publicar los diarios de viaje privados del científico más famoso del siglo XX y su contenido se plantea como un decepcionante descubrimiento de sus verdaderas actitudes. Los escritos detallan el viaje que hizo el científico por Asia entre octubre de 1922 y marzo de 1923. En ellos, Einstein hace reflexiones sobre los sitios que descubre además de hablar de ciencia, filosofía y arte. Lo que los investigadores no pensaban encontrar eran comentarios xenófobos y racistas sobre los habitantes asiáticos que Einstein vio en su viaje.    

En sus comentarios sobre China, el científico describe a la gente que ve como "industrializada, asquerosa y obtusa". También habla sobre sus diferentes maneras de hacer las cosas, como comer de cuclillas en vez de sentados que señala es algo que muestra "falta de espíritu". Uno de los comentarios más sorprendentes se presenta cuando escribe sobre la "abundancia de hijos" que tienen los chinos. El diario The Guardian utiliza la siguiente cita para mostrar la visión más xenófoba de Einstein:  "Sería una pena que estos chinos suplantasen a todas las demás razas. Para gente como nosotros, el mero pensamiento es indescriptiblemente lúgubre". 

Los expertos no solo han encontrado frases xénofobas sino que también existen comentarios misóginos en el diario de viaje de Einstein. En este sentido, una de las observaciones más ofensivas que hace el científico es que declara que no entiende cómo los hombres chinos pueden encontrar a sus mujeres lo suficientemente atractivas como para tener descendencia con ellas. Es más, a lo largo de todos los documentos, Einstein hizo numerosos comentarios racistas y supremacistas que son extremadamente desagradables.       

Archivo

Ze’ev Rosenkranz, quien ha editado y traducido The Travel Diaries de Albert Einstein, declaró a The Guardian que los diarios del científico son totalmente distintos a la imagen pública del gran icono humanitario. Cree que supondrá un shock para cualquiera leerlos. "Los textos del diario sobre el origen biológico de la supuesta inferioridad intelectual de los japoneses, chinos e indios definitivamente no son subestimadas y pueden considerarse racistas. Muchos otros pueblos son descritos como biológicamente inferiores. El inquietante comentario de que los chinos pueden ‘suplantar a todas las demás razas’ también es muy revelador en este sentido", escribe Rosenkranz.

"La mente es igual que un paracaídas, solo funciona cuando se abre", escribió Einstein. ¿Cómo alguien que creía en la importancia de tener una mente abierta pudo escribir comentarios tan cortos de miras? Un icono humanitario, del que muchos se sienten orgullosos de admiran, viajó a un país con una cultura totalmente distinta a la suya y no supo empatizar y aprender de sus habitantes. Rosenkranz defiende que hay que entender que Einstein pertenece al pensamiento de una época y no es su culpa que los estereotipos y prejuicios de una era estuvieran arraigados en su mente. Pero, esto no es excusa ya que sus diarios de viaje nos llevan a reflexionar sobre si sus famosas frases, que inspiraron a muchos, iban solamente destinadas a los occidentales de la época.