Detenido un miembro de La Manada por intento de robo y atropello

Ángel Boza fue sorprendido por agentes de seguridad mientras trataba de robar unas gafas de sol de casi 200 euros

El pasado junio, y ante la incredulidad e indignación de toda España, la Audiencia de Navarra decretaba la libertad provisional para todos los miembros de La Manada condenados a nueve años de prisión por un delito de abuso sexual continuado contra una chica de 18 años durante los San Fermines de 2016 en Pamplona. En poco más un mes, dos de los agresores han confirmado los recelos de la opinión pública: Antonio Manuel Guerrero con la polémica renovación de su pasaporte y Ángel Boza, ahora, siendo detenido tras un intento de robo con agresión.

En concreto, y según ha informado la policía sevillana, Boza fue sorprendido por los agentes de seguridad privada de El Corte Inglés de la Plaza del Duque de la Victoria mientras intentaba robar unas gafas de sol valoradas en casi 200 euros. Su reacción, lejos de la colaboración, fue correr hacia el aparcamiento donde estaba su coche con la intención de darse a la fuga, montarse y atropellar por el camino a los dos vigilantes que trataban de detenerlo, provocándoles lesiones leves que precisaron de asistencia médica.

Poco más tarde, y tras comunicar el incidente a la policía local, Boza fue localizado y detenido cerca de las inmediaciones de los Jardines de Murillo de la propia capital hispalense. Un caso que adquiere todavía más gravedad debido al hecho de que Ángel Boza, en libertad mientras se resuelve el recurso interpuesto por él y el resto de integrantes de La Manada contra la sentencia de abuso sexual que pesa sobre ellos, tenía suspendido el carné de conducir por decisión de un juzgado de lo penal de Sevilla.

Esto hace que la transgresión que cometió ayer miércoles incluya, además del robo y de la agresión, un delito contra la seguridad vial. De momento, y como ocurrió con el lance de la renovación del pasaporte de Antonio Manuel Guerrero, que parece no haber tenido consecuencia legal alguna, el incidente ha sido notificado ya a los magistrados de la Audiencia de Navarra. Ellos decidirán ahora si Boza representa o no un peligro para la sociedad. Ojalá que esta vez tomen la decisión acertada.