Detenidas tres cuidadoras que obligaban a enfermos de Alzheimer a pelear en un "club de la lucha"

Las han descubierto al filtrarse un vídeo en el que obligaban a dos mujeres de 70 años a pelearse a puñetazos

Dos mujeres con Alzheimer luchando a puñetazos, hasta que una cae sobre la cama. Grita auxilio, pide una ayuda “que no va a llegar”, según le dice una de las cuidadoras. Es lo que se ha vivido en Carolina del Norte (Estados Unidos), en el centro Affinity Living Group, que ofrece cuidados a ancianos afectados por la demencia, el Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

Marilyn Latish McKey, Tonacia Yvonne Tyson y Deshawn Jordan, las cuidadoras que permitieron este acto de violencia, han sido detenidas bajo el pretexto de haber organizado un “club de la lucha” improvisado entre los más enfermos por la demencia. Según informa el Washington Post, fueron descubiertas por la policía a través de un vídeo en el que las tres mujeres coaccionaban a estas dos enfermas, de 70 y 73 años, para que se pegasen puñetazos. Mientras se peleaban, se oían comentarios frívolos de las instigadoras como, por ejemplo, “asegúrate de grabarlo todo que luego me lo tienes que pasar”.

Este caso no ha sido el único. Las mujeres grababan estos combates y algunos hasta los subían a sus redes sociales. A partir de que el vídeo de esta pelea llegase a las autoridades, se abrió una investigación que encontró decenas material audiovisual similar, con personas mayores que no estaban ubicadas mentalmente y a penas conscientes peleándose de muchas formas, siempre para el deleite de las cuidadoras.

Para que no las descubrieran, se aseguraban de que las víctimas no sufrieran heridas graves, lo cual las ha salvado de penas mayores: a las detenidas les caerá como máximo de 150 días de cárcel y una multa. Como explica Gregory Dorn, uno de los policías a cargo del caso, “los atentados han sido solo a su dignidad, es una situación muy triste teniendo en cuenta los problemas cognitivos de los ancianos”. El juicio será en noviembre, pero los empleos, obviamente, ya los han perdido. Mientras que se celebre el proceso judicial, el centro está inhabilitado y no podrá coger nuevos pacientes. Además, se están investigando todos los casos relacionados en los que pudieran estar involucradas estas ‘cuidadoras’.

El escándalo se ha hecho mayúsculo, y no solo por la crueldad de las cuidadoras, sino porque ha sucedido en el cuarto centro más importante de Alzheimer de los Estados Unidos, abriendo el debate sobre los recortes en las ayudas sanitarias, que están mermando la calidad y seguridad del sistema. Un debate muy actual en Estados Unidos que se aborda, entre otros, en el último taquillazo hollywoodiense: Joker, el cual acaba cayendo en un pozo de violencia y marginalidad porque, como dicen en la película, “a nadie le importa la gente como tú”.