Desvelamos el misterio de la modelo china que sale en (casi) todos los anuncios

La has visto un millón de veces y no lo sabes. En la publicidad del supermercado, en el anuncio de una empresa de informática, en el banner que te salta cada vez que entras en Youtube. Sus ojos achinados y su aspecto juvenil son el arma perfecta para cualquier campaña publicitaria sin importar si se trata de compresas, del dentista o de recambios para el automóvil. Algo así como la proletaria del mundo de la publicidad. Esta es la verdadera y sorprendente historia por detrás de la ‘china’ de los anuncios.

La historia que desentraña el mayor misterio del mundo de la publicidad empresarial arranca con el relato de un bloguero de Singapur. “Me di cuenta de que estaba en todos los anuncios en febrero de 2012. Se lo dije a mi mujer y pensó que eran cosas mías, después de una tarde más atenta acabó por darme la razón”, declaró en una entrevista The Cydonian el nick del fundador del blog The Overexposed Model donde decenas de internautas anónimos postean todos los anuncios en los que se encuentran con la misteriosa modelo.

“La ves en anuncios de todos y cada uno de los centros comerciales (…) estoy en el metro y la he visto un par de veces en los últimos 10 minutos”, aseguró el bloguero llamando la atención de la edición filipina de la revista Esquire que, finalmente, se decidió a resolver el misterio por detrás de una modelo. Pues bien, se llama Ariane y es de Canadá aunque, como podrás imaginarte, su madre es china y su padre es de origen francés.

Desde 2005, ella y su marido, un tal Maridav, dirigen desde Toronto su imperio de imágenes que nutren el stock de servicios de fotografía publicitaria Shutterstock y iStockphoto. Teniendo en cuenta que cuelgan una media de 200 imágenes al mes en su catálogo no es de extrañar que su imagen haya sido utilizada de forma masiva en campañas publicitarias de medio mundo. Desde Canon, Dell, Sony o la marca de cereales Kellogg's hasta la revista Cosmopolitan, la modelo vale para todo. 

Sin embargo, y a pesar de que la revista Esquire consiguió que Ariane respondiese sus preguntas por email, poco más se sabe de la misteriosa modelo publicitaria. Ni quiso revelar sus apellidos ni explicar sus planes de futuro. Lo único que se sabe, para decepción de sus miles de admiradores en internet, es que su fotógrafo oficial es a la vez su marido y que la idea de comenzar con las fotografías surgió como manera de financiarse los estudios de Derecho en la universidad. Seguramente, a partir de ahora comenzarás a fijarte y te darás cuentas de que está hasta en la sopa.