Descubren una enzima mutante que digiere los residuos plásticos

La enzima PETasa podría ser fundamental en la lucha contra la contaminación

Nada menos que 8.300 millones de toneladas. Esa es la cantidad de plástico que hemos producido desde que comenzamos a utilizarlo de forma masiva hace aproximadamente setenta años. Y lo peor de todo es que la mitad de todo ese total lo hemos generado en los últimos trece años. Por eso, y aunque crezcan iniciativas destinadas a combatir su huella medioambiental, la gestión responsable de los residuos plásticos resulta cada vez más difícil. Pero un nuevo descubrimiento científico difundido recientemente por The Guardian podría dar un vuelco a la situación.

Se trata de una enzima mutante, llamada PETasa, capaz de comer y digerir el tereftalato de polietileno, es decir, el compuesto plástico utilizado en la fabricación de botellas de agua y de refrescos. De hecho, y según explica el diario británico, esta enzima comienza a descomponer el plástico en tan solo cuestión de días. Una proeza si tenemos en cuenta que, en condiciones normales, ese mismo plástico tarda siglos en descomponerse. Por eso este pequeño hallazgo podría ser fundamental en la lucha contra la contaminación.

Un hallazgo que, por otra parte, ha sido accidental. Los científicos estadounidenses y británicos que la encontraron buscaban una enzima que se encuentra de forma natural en los vertederos, pero los cambios biológicos que aplicaron terminaron por generar esta mutación devoraplástico, según cuenta el investigador de la Universidad de Portsmouth. John McGeehan. Este cree que el inusual descubrimiento "sugiere que hay espacio para mejorar aún más estas enzimas, acercándonos a una solución de reciclaje para la creciente montaña de plásticos desechados”. Por el bien del planeta, esperamos que así sea.