Dejarías De Ser Tan Hater Si Supieras Los Tuits Que Te Pueden Llevar A La Cárcel

Estás tú tan tranquilo, en tu casa, dándolo todo en Twitter, te desfogas, te desatas y puede que te pases de la raya. De pronto te encuentras con un marrón que jamás podrías haber imaginado que te pudiera caer, simplemente por tuitear. Si a César Strawberry, cantante de Def con Dos, le han condenado a un año de cárcel por tuitear sobre el político franquista Carrero Blanco o el funcionario de prisiones secuestrado por ETA Ortega Lara, ¿qué te puede pasar a ti? Esta pregunta, que quizás se la haya hecho algún que otro tuitero estos días, tiene varias respuestas. La condena a Strawberry se basó en un delito de enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas, pero hay muchas otras rayas que puedes pisar para acabar teniendo problemas con la ley.

Los delitos más comunes en Twitter son los de calumnias y los de injurias. El método es sencillo: un trol insulta, vacila o menosprecia a un usuario y este pone una denuncia. Otras veces, cuando el trol es un habitual y está fichado, ya es la fiscalía quien empieza la investigación sin que los afectados hayan ido a comisaría. "La mayoría de las condenas por estos delitos son mínimas, suelen ser condenas por conformidad [un acuerdo entre acusado y acusador para evitar el juicio oral], en las que el tuitero acepta una pena muy pequeña", explica por teléfono David Maetzu, abogado especialista en derecho digital. En 2015, por ejemplo, se abrieron unos 250 expedientes por este delito, pero el año anterior fueron casi 400.

Strawberry tuiteó, entre otras cosas: "el fascismo sin complejos de Aguirre me hace añorar hasta los GRAPO", "Street Fighter, edición post ETA: Ortega Lara versus Eduardo Madina", "Franco, Serrano Suñer, Arias Navarro, Fraga, Blas Piñar... Si no les das lo que a Carrero Blanco, la longevidad se pone siempre de su lado" o "Cuántos deberían seguir el vuelo de Carrero Blanco". El cantante de Def con Dos bromeó sobre Carrero Blanco, asesinado en la década de los 70 por ETA con un coche bomba, y sobre el político socialista Eduardo Madina y Ortega Lara, víctimas también de la banda terrorista vasca. Aunque Madina testificó que no estaba ofendido, Strawberry fue condenado a un año de cárcel por enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas.

La condena al cantante de Def con Dos no es la primera de este tipo, pero el debate está en torno a la libertad de expresión: ¿Dónde está el límite de un chiste y dónde empieza el delito? Para Maetzu, tuits como los de Strawberry bordean la libertad de expresión, por lo que su consideración como delito debería ser muy limitada. "Es difícil que una norma determine exactamente qué es delito y qué no. La interpretación de los comentarios depende del contexto y de cada persona, por lo que queda al análisis de los jueces y genera discrepancia. Para mí hay mensajes de este tipo que son reprobables, pero la trascendencia penal supone un cambio muy importante", cuenta este abogado.

La sentencia de Strawberry también dice que retuitear es delito porque el mensaje se difunde, pero de momento a quienes lo hicieron (afortunadamente) no les ha pasado nada. "Ni les pasará. Es que hubo medios de comunicación que difundieron el tuit, ¿habría que perseguir entonces a los periodistas? A veces se olvida que un tuit o un retuit no significan que quien los hace está de acuerdo con el contenido, simplemente puede querer decir 'mirad esto' o 'mirad lo que dice este'. Esta sentencia dice que el retuit es delito, pero hay otras que dicen lo contrario", explica Maetzu.

Lo que desde luego está penado es vacilar e insultar a la corona. El rapero Pablo Hasél, por ejemplo, está siendo investigado por un vídeo en Youtube contra el rey Juan Carlos titulado Juan Carlos el Bobón y por varios tuits en contra de los Borbones, en los que decía cosas como: "los amigos del reino español bombardeando hospitales mientras Juan Carlos se va de putas con ellos" o "los parásitos de los Borbones siguen de trapis con los decapitadores de los homosexuales". Los delitos de amenazas, calumnias e injurias o contra la imagen de la Corona son perseguidos en esta red social.Resultado de imagen de juan carlos borbon gif

Si las víctimas de terrorismo y la corona están vetadas, lo mismo pasa con las bromas sobre nuestro país. En esta red social se investigan los delitos contra las instituciones del Estados y los ultrajes a España: nada de vídeos quemando banderas ni cosas por el estilo. Tampoco te recomendamos que amenaces a nadie porque el delito de amenazas se castiga, y ni se te ocurra revelar secretos por Twitter: esta infracción está castigada con hasta siete años de prisión. Ya sabes, tuitea, pero con cabeza.