'Creampie', la canción de reggaetón más cosificadora y cerda de la historia

Olvídate de Daddy Yankee, Nicky Jam, Maluma y de cualquier otro reggaetonero que te pudiera haber parecido machista en algún momento de tu vida. Estos son todos unos gentlemans en comparación a lo que va saliendo. Atento/a porque lo que vas a leer a continuación es el estribillo de la que creemos es la canción más asquerosamente machista y cosificadora que hemos tenido la desgracia de escuchar: “Y le hago creampie en su toto como en sus sueños. Ese culo no es mío y lo sé usar más que el dueño”. Uffff, ¿por dónde empezar con semejante frase?

La cosa es que esta pequeña obra maestra de la retórica se la debemos a un tal SneezyKid y a su compi Hansell Vill, dos reggaetoneros de un país del Caribe sin identificar (creemos que son dominicanos pero, está por confirmar) a los que no se les ocurrió nada mejor que sacar una canción con el título Creampie — ‘Pastel de crema’, una expresión americana para la eyaculación que permanece en la vagina—. Todo originalidad y buen gusto, solo les faltó Nacho Vidal para culminar el clip.

En los 3:43 minutos del vídeo no hay una sola escena en la que no se hable de sexo, infidelidad, cunnilingus, eyaculaciones y todo el repertorio típico de los machitos del reggaetón pero a lo cutre multiplicado por un millón, más o menos. El caso es que la cosa ha sido tan vulgarmente asquerosa que incluso el público latino, que ya debería estar curado de espanto, les han puesto a caer de un burro. Solamente hay que ver que el número de likes del vídeo sumaba 383 likes por 2.996 dislikes (10 veces más).

“Una de las mayores putas mierdas que he oído”, es uno de los comentarios mejor valorados con 148 likes mientras que otros se fueron al hardcore al comentar cosas como: “Hitler no era tan malo”. Una muestra de la inconformidad de miles de usuarios de Youtube que exigieron a la plataforma la aplicación de una censura por el abundante contenido sexual del vídeo. Algo que nunca ocurrió pero que forzó a uno de los autores del vídeo a pedir disculpas en un comentario que apenas se llevó un like.

En el mensaje de disculpas del autor no había rastro de acentos, puntos, comas o cualquier atisbo de vergüenza. Solo nos cabe esperar que la amenaza de sacar nuevas canciones no se llegue a cumplir jamás. Nuestros oídos y dignidad lo agradecerán. Por suerte, la democracia de los likes aplicó su karma y para la próxima estaremos preparados.