El coronavirus se ha cargado Airbnb: ¿serán los alquileres más baratos ahora?

Hasta un 53% más de viviendas disponibles para el alquiler que el año pasado. ¿De dónde salen? Pues de todos esos pisos turísticos que vieron que el sector no iba a mejorar

Era una de las muchísimas incógnitas que surgieron con el covid: ¿ha acabado el coronavirus con la burbuja de los pisos turísticos? En pleno confinamiento teníamos pocos datos para confirmarlo, pero todo apuntaba a que sí. Cuando se abrió el país en verano y todos actuamos como si no pasase nada, parecía que el turismo (y sus excesos inmobiliarios) volvían. Pero, de nuevo, vino la segunda ola. Y otra vez adiós al turismo. Quedó claro que el modelo de negocio de los pisos turísticos no era rentable en un clima tan imprevisible.

Resultado: “la oferta de pisos en renta se incrementó un 53% respecto al mismo mes del año pasado”, asegura el diario El Confidencial, en un artículo que analiza “el desplome del modelo Airbnb”. Además, es en las comunidades de Cataluña, Valencia, Baleares y Andalucía donde, proporcionalmente, ha subido más la oferta. Es decir, regiones con mucho turismo donde se había sobreexplotado el modelo de alquiler. Vamos, que ha ha habido un “trasvase de propiedades turísticas de alquiler a corto plazo al mercado residencial o en el cambio de venta a alquiler de propietarios que no consiguen alcanzar sus expectativas de precio”, continúa el artículo. En cifras totales, “el volumen de oferta en alquiler se sitúa ya en 7,2 por cada 1.000 hogares, frente a los 4,7 de hace apenas 12 meses”.

Y ahora la pregunta del millón: en esta situación, por regla de tres, los pisos son más baratos, ¿no? Pues no: “los precios no han bajado en el tercer trimestre tanto como se esperaba ante la situación de crisis, lo que ha dilatado los plazos de comercialización de los arrendamientos”. Eso sí, hay una buena noticia, los expertos prevén que los alquileres, aunque no bajen, se estabilizarán. Vamos, que no habrá variaciones en los próximos años tan grandes como lo había hasta ahora, que de un año a otro subían excesivamente. Quizá, en ese sentido, sí que ha explotado la burbuja del alquiler, llegando a su techo económico. Eso sí, leyes como la actual catalana de alquiler consideran que, a pesar de esta estabilización, los precios actuales siguen siendo muy altos y quieren reducirlos con un precio máximo. Por eso ya te explicamos cómo calcular si estabas pagando de más según esta nueva ley.

Eso sí, sí que se ha producido una bajada de precios en vivienda… pero para comprar. “Las localidades en las que se produce un mantenimiento del precio del alquiler en niveles similares” hay “una bajada notable del precio de la vivienda”. Vamos, que si estás en un momento muy estable de tu vida (a pesar del covid) y tienes desde hace tiempo la idea de comprarte un piso, quizá es hora de hacer un pensamiento y cogerse una hipoteca.

Otra consecuencia de que haya más oferta disponible es el tiempo que se tarda en alquilar una vivienda. Como sabemos que hay más pisos en el mercado de alquiler, no cogemos a lo loco la primera opción y esperamos mejores ofertas o condiciones. Lo mismo con los propietarios, que ahora son mucho más cuidadosos con quién meten en sus pisos, asegurándose que, a pesar de la incertidumbre económica, la persona a la que alquilen podrá pagar la renta. Parece que la “nueva normalidad inmobiliaria” son estas tendencias. Ahora solo hace falta ver cómo continúan cuando llegue la vacuna.