Uno De Cada Cinco Jefes Es Un Psicópata (Y Tiene Pinta De Ser El Tuyo)

Hace tiempo que lo piensas. Esa forma de hablarte mal, como si fuera a degollarte de repente. Su modo de comportarse, calmada y amenazante. Esa mirada fija y desafiante. Sus cambios de opinión repentinos y esas decisiones totalmente incomprensibles. Si crees que tu jefe está medio loco, además de que nos pasa a todos, tal vez puedas estar en lo cierto. Un estudio de la Universidad de Bond (Australia) realizado por el psicólogo forense Nathan Brooks, ha demostrado que 1 de cada 5 CEO's tienen rasgos psicopáticos demostrados clínicamente. Y lo más curioso aún es que es la misma proporción de trastorno de la personalidad que se encuentra en las prisiones.

Para que te hagas una idea, esta cifra significa que hay un 21% de incidencia de psicópatas entre los cargos directivos, frente a un 1% en la población 'normal', los que no mandamos vaya. Este mismo estudio cuenta que, parece ser, hay ciertas profesiones que atraen a este tipo de individuos.  Aunque ha quedado comprado que los ámbitos donde más porcentaje de psicópatas hay son la política, los negocios y los deportes de riesgo, lo que sí les atrae de verdad son determinados cargos de responsabilidad y poder.

Entre las características más significativas de estos jefes son la falta de empatía, la superficialidad y la falta de sinceridad. Además, suelen causar un efecto tóxico entre sus trabajadores y viven sumidos en una especie de caos permanente que solo ellos entienden. Porque pretender comprender lo que les pasa por la cabeza es misión imposible.

Un rasgo muy significativo es su extrema frialdad. De hecho, en este último estudio se les mostraban imágenes muy duras de niños llorando y en condiciones infrahumanas y otras de desastres naturales para analizar sus respuestas. Lo sorprendente es que las personas con tendencias psicópatas parecían no reaccionar en absoluto, eso es debido a su gran capacidad de falsificar emociones.

A estos jefes psicópatas también se les reconoce porque actúan siempre por impulsos, mienten constantemente y son caprichosos. Se suelen desencantar de los trabajadores con mucha facilidad y sin motivos aparentes. Para ellos, lo más importante es conseguir lo que quieren en la empresa y tener el dominio absoluto sobre los demás. Cueste lo que cueste.

Y para remate final, suelen ser encantadores siempre que les conviene. Después de una gran bronca, son capaces de sacar a relucir una sonrisa en la siguiente reunión ipso facto, como si nada hubiese pasado. Estos síntomas de bipolaridad son muy recurrentes.

Vamos, que si ves que tu jefe reúne la mayoría de estas características, es probable que tengas a un chalado en toda regla dándote órdenes y manejando el cotarro en tu empresa. Llegados a este punto, quizás lo mejor es cambiar de trabajo antes de que pueda perjudicarte. Ya sabes, una retirada a tiempo, puede ser una victoria.