Científicos franceses ofrecen 16.000 euros por pasar dos meses tumbado en la cama

Imagínate por un momento pasarte dos meses seguidos tumbado en la cama. Tu sueño, ¿verdad?. Pero la cosa no acaba aquí, imagínate que mientras pasas las aproximadamente 1.440 horas de ‘descanso’ que duraría la experiencia, tu cuenta bancaria no hace más que crecer a un ritmo contínuo de 11 euros por hora hasta llegar a la friolera de 16.000 euros. ¿Suena bastante bien, no? Pues es una realidad o al menos lo será para 24 personas.

Desde hace unos días el Instituto Espacial de Medicina y Fisiología de Toulouse (Francia) ofrece a jóvenes entre 20 y 45 años la posibilidad de participar en un estudio científico sobre los efectos de la microgravedad en el cuerpo humano. De hecho, los únicos requisitos para el experimento son una buena salud (nada de alergias) y contar con un índice de masa corporal de entre 22 y 27. Es decir, tener un peso "normal".

La idea de este estudio es reproducir la ingravidez de la Estación Espacial Internacional. Durante las dos primeras semanas nuestros científicos harán toda una serie de pruebas y mediciones en los voluntarios. Después, durante un período de 60 días, deben permanecer en la cama con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo a menos de seis grados”, explicó el responsable del estudio, Arnaud Beck, en la edición francesa del diario 20minutos.

En este sentido, el científico destacó que la experiencia de la ingravidez podía acabar afectando al sistema cardiovascular de tal manera que las personas expuestas al experimento podrían sufrir caídas en la presión arterial o sensaciones como el vértigo, una vez intenten permanecer de pie tras  haber pasado 60 días tumbados. Por ello, Beck no dudó en advertir a los valientes que el experimento “es más duro de lo que parece”.

Por tanto, si crees que tienes la paciencia necesaria para permanecer tumbado y que mereces ser uno de los 24 elegidos para el experimento más bizarro de los últimos tiempos, el instituto te facilita un formulario a través del cual podrás inscribirte en el peculiar puesto de trabajo. Eso sí, prepárate porque la única regla es que tendrás que realizar todas las acciones cotidianas (comer, lavarte, etc.) con al menos un hombro en contacto con la cama. ¿Te sigue apeteciendo tanto?