Un científico te explica por qué hablar con tu perro o gato es un síntoma de inteligencia

Seguro que tienes un amig@ que le habla a su perro, gato, loro, tortuga o pececito naranja. Mejor aún, seguro que tú también lo haces. Es algo completamente normal, aun así, habrá muchos que te miren como si estuvieses completamente enajenado o una especie de versión ibérica del Dr. Dolittle. Pero no te desesperes, la ciencia ha llegado a tu rescate y, la próxima vez que alguien te diga aquello de “¿por qué le hablas a tu perro si no te entiende?”, le puedas dar una explicación que le dejes ojiplático.

Resultado de imagen de talk to a dog gif

El profesor de la Universidad de Chicago (Estados Unidos), Nicholas Epley, ha explicado en una interesantísima entrevista con el portal Quartz que “históricamente, la tendencia a antropomorfizar (conceder cualidades humanas a otras especies u objetos) ha sido tratada como un signo de niñez o estupidez, sin embargo, en realidad es una consecuencia natural de lo que hace a los humanos la especie más inteligente del planeta”. Es decir, que puedes respirar tranquilo/a: tu cerebro está respondiendo a la evolución.

En este sentido, Epley ha recalcado que “ninguna otra especie tiene esa tendencia” y que, por tanto, es un síntoma de un alto grado de evolución. Pero todavía hay más; al parecer, nuestra tendencia a antropomorfizar se debe a la preferencia de nuestros cerebros a comunicarse con otras mentes inteligentes antes que con objetos y, por ello, no duda en rastrear su entorno en busca de rostros con los que establecer una conexión.

No obstante, el profesor advierte que esta tendencia puede tener una contrapartida cuando queremos ver cosas que no existen en nuestras mascotas, por lo que tampoco conviene ir intentando ‘conectar’ con todo lo que tenga ojos en la cara. “Poner ojitos es un truco de nuestras mascotas en el que los humanos casi siempre caemos y que puede llevarnos a percibir una mente inteligente donde no la hay. Como miembro de la especie más social del planeta eres hipersensible a los ojos porque te ofrecen una ventana a la mente de las demás personas”, ha resumido Epley.

De hecho, según un estudio del Centro de Cognición Canina de la Universidad de Portsmouth, los perros son tan conscientes de tu necesidad de comunicarte con ellos que han desarrollado la habilidad de comunicarse con nosotros y ajustar sus gestos faciales para provocar emociones y llamar conscientemente nuestra atención. Por tanto, no es de extrañar que caigas en la ‘trampa’ de intentar comunicarte con ellos a nivel oral.

Resultado de imagen de talk to a dog gif

Ahora ya lo sabes, cuando intentes razonar con tu perro porque ha decidido hacerse pipí en tu querida alfombra de Ikea, cuando quieras convencer a tu gato de que tu nariz no es el mejor lugar del mundo para afilar sus garras o cuando el loro de la vecina te cante una serenata a la hora de la siesta y le dediques unas palabras de amor, lo que en realidad estará hablando no será tu estupidez sino tu inteligencia superior, el producto de millones de años de evolución. O al menos eso dice Epley.