La ciencia avisa de que el chocolate se extinguirá en poco más de 30 años

Seguramente te habrá dado un vuelco el corazón al enterarte de que el chocolate podría terminarse PARA SIEMPRE. No queremos asustarte todavía más, pero los científicos advierten que el cacao (principal ingrediente del chocolate) podría extinguirse para 2050. El problema está en que por mucho que Trump se esfuerce en negarlo,  el calentamiento global está afectando a nuestro mundo. Y es que las condiciones atmosféricas en las que actualmente crece la planta de cacao se verían afectadas en ese periodo de tiempo, terminando con uno de los alimentos más amados en todo el mundo y la industria multimillonaria que existe a su alrededor.

Según informa la National Oceanic and Atmospheric Administration, el cacao crece en unas condiciones de humedad y temperatura muy concretas que solo se dan en una franja tropical a 20 grados al norte del ecuador, donde el clima es constante todo el año. Sin embargo, conforme pasen los años, las crecientes temperaturas del planeta reducirán considerablemente las actuales zonas de cultivo de la planta del cacao, obligando a trasladarlas a zonas no aptas para ello o a reservas naturales. 

Debido a esto, para 2030 el chocolate ya podría ser un alimento muy exclusivo debido a su difícil producción y escasez. Por suerte, las chocolateras no van a quedarse de brazos cruzados ante esto. La estadounidense Mars ha decidido unir fuerzas con la Universidad de Berkeley (California, EE.UU) para encontrar la forma de solucionar la extinción del chocolate utilizando una técnica conocida como 'CRISPR'. Esta tecnología, desarrollada en 2015, permite modificar el ADN y se prevé que podría aplicarse en la cura de distintas enfermedades humanas o, tal como apoyan sus creadoras, las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna, en alimentos.

Mapa de sostenibilidad de los campos de cacao en Costa de Marfil y Ghana, países donde se produce más del 50% de este producto a nivel mundial. Foto: P. Läderach

Así, modificando el ADN de las plantas de cacao, estas podrían sobrevivir en un clima más cálido adaptándose a los cambios que se producirán en sus hábitats en las próximas décadas. Habrá que esperar para ver si seremos de las últimas generaciones en disfrutar de este manjar o si finalmente sobrevivirá. Mientras tanto, la situación del cacao podría ser uno de los reclamos que conciencien definitivamente a la sociedad sobre el cambio climático.