Un chico con síndrome de Down se ha convertido en el nuevo héroe de Italia

El último héroe de Italia no es un futbolista, un actor o una supermodelo siliconada a lo Cicciolina sino un chaval de 17 años llamado Valerio Catoia. Hace unos días, mientras pasaba la mañana junto a su familia en la playa de Sabaudia, en la provincia de Latina (Lazio), escuchó los gritos de dos niñas de 14 y 10 años de edad que estaban siendo arrastradas mar adentro por las fuertes corrientes de esta zona del mar Tirreno, a unos 90 kilómetros de la capital Roma.

Sin dudarlo un solo segundo, Valerio aprovechó su experiencia como atleta paralímpico de natación y un curso de salvamento que había realizado años antes para lanzarse al agua junto a su padre y entre los dos salvaron a las dos niñas. Al observar el rescate las personas que estaban en la playa acudieron rápidamente a felicitar a Valerio quien, sin quererlo, se ha convertido en el primer héroe con síndrome de Down del país vecino.

La historia del rescate y el ejemplo de ciudadanía de Valerio inundaron aquel día los medios informativos y las redes sociales de Italia e incluso el exjefe de Gobierno, Mateo Renzi, y el ministro de Deporte, Luca Lotti, se deshicieron en halagos con el adolescente. Aunque a Valerio la experiencia no le ha supuesto ninguna medalla, sí es cierto que a partir de ahora podrá presumir de haber salvado una vida y contribuido a borrar, aunque solo sea un poquito, los prejuicios contra las personas con síndrome de Down. Eso vale más que cualquier metal olímpico.