Esta chica se hizo un 'selfie' con todo el que le dijo guarradas por la calle durante un mes

Seguro que nunca te has parado a contar cuantas veces te han susurrado, o directamente gritado, alguna guarrada por la calle. Lindezas de la talla de 'vaya culo, yo te daba' que te lanzan sin importarles absolutamente nada que eso sea, no solo incómodo, sino acoso callejero y una forma de violencia. Y ahí empieza tu debate interno para decidir si hacerte la sorda o rebelarte contra tu acosador. Situaciones así son, tristemente, demasiado comunes todavía y la solución pasa por educar y concienciar sobre ello. Mientras tanto, Noa Jansma, una estudiante de 20 años de Amsterdam decidió tomar otra opción más ingeniosa: durante todo el mes de septiembre, se hizo un selfie con cada uno de los hombres que le soltaron cerdadas por la calle y las subió a Instagram.

#dearcatcallers "Babyyyyyyyy! THANKYOU" *blowkiss* (slide ➡️)

A post shared by dearcatcallers (@dearcatcallers) on

#dearcatcallers "baby! Baby! *whisting*"

A post shared by dearcatcallers (@dearcatcallers) on

Un proyecto con un propósito claro. "Este Instagram tiene como objetivo crear conciencia sobre la objetivación de las mujeres en la vida cotidiana", escribió Jansma en la cuenta creada expresamente para este proyecto, 'Dear Catcallers' ('queridos piropeadores') y que ya tiene 134.ooo seguidores. Ya que, tal como explica la estudiante, mucha gente no se da cuenta de lo comunes que son estas situaciones todavía.

Así fue como, cada vez que se encontraba en una de estas, Noa se acercaba y le pedía a sus acosadores que se hicieran una foto con ella. Al finalizar el mes, la joven había hecho 23 fotografías. Es decir, sufrió acoso callejero 23 veces en 30 días. En todas esas imágenes, ella posa con cara apática e incluso de asco, y ellos salen sonriendo y saludando. "No desconfían en absoluto porque encuentran lo que hacen completamente normal", explica Jansma en Instagram.

#dearcatcallers *giggling + two thumbs up* softy whispers "yess bonita"

A post shared by dearcatcallers (@dearcatcallers) on

#dearcatcallers

A post shared by dearcatcallers (@dearcatcallers) on

Sin embargo, también cuenta que vivió más situaciones de acoso además de las que salen en este Instagram, pero que no se sintió lo suficientemente segura como la pedirles el selfie o su acosador ya se había ido al darse la vuelta. Una vez finalizado el proyecto, la holandesa ha decidido abrirlo a otras mujeres del mundo para que no termine aquí. Así que cualquiera puede hacerse una foto así y mandársela para que la publique.

A partir de febrero de 2018 todo el que ejerza acoso callejero en Amsterdam será castigado con una multa de hasta 190€. Otra medida que, tal vez junto al proyecto de Jansma, ayude a concienciar tanto a acosadores como acosadas de que la violencia verbal también es violencia aunque suene a halago.