La campaña publicitaria que utiliza el sexo explícito para vender ropa

Penetraciones anales entre parejas homosexuales, masturbaciones explícitas y sexo interracial. Con este repertorio que parece directamente sacado de Pornhub la marca norteamericana Eckhaus Latta ha lanzado al mundo su última colección de moda y, de paso, ha dejado con la boca abierta a más de uno.

Eckhaus Latta SS17 Photography by Heji Shin View the campaign at eckhauslatta.com Photography @hejishin Art Direction @ericwrennoffice Styling #AvenaGallagher Casting @samuelmuglia Production @frankseidlitz

Una publicación compartida de @eckhaus_latta el

“Vivimos en un momento en el que todavía existe una tensión entre la libertad de expresión individual y la visión puritana del sexo profundamente enraizada en nuestra cultura. La campaña es una reacción a esa tensión”, explicaron los diseñadores en la revista W que, además, calificaron su obra de “una celebración desafiante de que el sexo real es una parte de la esencia del ser humano”.

Eckhaus Latta SS17 Photography by Heji Shin View the campaign at eckhauslatta.com Photography @hejishin Art Direction @ericwrennoffice Styling #AvenaGallagher Casting @samuelmuglia Production @frankseidlitz

Una publicación compartida de @eckhaus_latta el

Sin embargo, los argumentos de los diseñadores Mike Eckhaus y Zoe Latta no han convencido demasiado a los escandalizados gurús del mundo de la moda en Nueva York. Intentando suavizar un poco la polémica, la fotógrafa coreana Heiji Shin, encargada de la campaña, calificó sus fotos en una entrevista con la revista W de "limpias, bellas y emocionales" y explicó que el experimento pretende analizar “como usamos la sexualidad en la relación entre moda, publicidad y sexo, sabiendo que este vende”.

Eckhaus Latta SS17 Photography by Heji Shin View the campaign at eckhauslatta.com Photography @hejishin Art Direction @ericwrennoffice Styling #AvenaGallagher Casting @samuelmuglia Production @frankseidlitz

Una publicación compartida de @eckhaus_latta el

Al final y más allá de lo impactante de algunas instantáneas, que por supuesto están pixeladas en las zonas más comprometidas, la intención de Mike y Zoe parece estar bastante justificada. “Estamos más interesados en mostrarnos abiertos a reconocer una gama más amplia de experiencias humanas”, justificaron buscando la normalización en el mundo de la publicidad y la moda de la comunidad LGTBI.