La mayor cadena de farmacias de Estados Unidos prohibirá el retoque digital en sus productos

CVS Health, la cadena farmacéutica más importante de los Estados Unidos, anunció ayer su decisión de prohibir la manipulación digital de las fotografías que promocionan sus productos de belleza, incluidas las imágenes que aparecen en las redes sociales. Una normativa que entrará en vigor en abril de 2019 y que pondrá fin a todos esos retoques de forma, tamaño, proporción y color que convierten a personas reales en prototipos idealizados que no representan a nadie y que, en palabras de la presidenta de la compañía, Helena Foulkes, "son un importante motor de trastornos alimenticios, especialmente entre las mujeres".

Pero el compromiso de CVS Health con la naturalidad no termina aquí: también exigirán al resto de marcas de belleza y maquillaje (Johnson & Johnson, L'Oreal, Maybelline...) que venden productos en los pasillos de sus tiendas, a que se comprometan a acabar con la lacra de la manipulación digital para 2020. De lo contrario, avisan, colocarán una etiqueta de alerta sobre las imágenes retocadas de los productos que avise al consumidor: "Modificado digitalmente". Según Foulkes, "si alguien decide que todavía necesita modificar una fotografía digitalmente, lo que queremos es que las chicas y las mujeres en nuestras tiendas lo sepan".

Por el contrario, aquellos productos cuyas imágenes promocionales no hayan sido alterados digitalmente incluirán una nueva etiqueta llamada CVS Beauty Mark, una especie de marca de autenticidad. Una maniobra que tiene mucho de conciencia ética, pero también de estrategia comercial, ya que las marcas que usan ingredientes e imágenes naturales no dejan de crecer mientras decaen las ventas de aquellas que continúan queriendo vender un concepto de belleza irreal e inalcanzable. Y es que la conciencia social sobre lo dañinas que son las fotografías trucadas para la autoestima y la salud mental se puso en marcha hace tiempo. Y es hora de recoger lo sembrado.