La Brutalidad Policial En EEUU Y Los Disturbios De Baltimore

Aunque las protestas continúan, parece que poco a poco Baltimore (EEUU) empieza a recobrar la calma. El toque de queda sigue activo y la Guardia Nacional permanece en las calles para evitar los incidentes ocurridos tras el funeral del joven Freddie Gray. Sin embargo, ahora toca reflexionar sobre lo ocurrido, pues las cifras que ofrece la Agencia de Estadística de Justicia (BJS por sus siglas en inglés) son escalofriantes: 4.813 personas perdieron la vida cuando estaban bajo custodia policial entre 2003 y 2009 y el 61% de las muertes fueron declaradas homicidios.

Con estas cifras, se entiende el creciente malestar en la población estadounidense ante la brutalidad de la policía y la aparente apatía de las autoridades. Los disturbios vividos en Baltimore en los últimos días ponen en jaque al presidente Obama, que ha reconocido el preocupante aumento de la violencia policial en EEUU, aunque de momento no ha ofrecido ninguna solución para evitar más muertes racistas a manos de la policía.

Porque el caso del joven Freddie Grey no resulta una novedad, y en los últimos años, gracias a vídeos colgados en las redes sociales han salido a la luz numerosas muestras del uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía respecto a la población negra. Uno de los casos más sonados fue la muerte del joven Michael Brown en Ferguson (Misuri) el pasado agosto, a quien un agente de la policía llegó a disparar hasta 18 balas mientras le perseguía por haber robado cigarrillos.

Durante estos meses, las protestas pacíficas se han sucedido por todo el país, pero no parece que nada cambie y, aunque ahora Baltimore se encuentre 'bajo control' (más o menos porque las protestas continúan y ha habido detenidos esta noche por no respetar el toque de queda), los disturbios se han saldado con 235 detenidos, 20 agentes de policía heridos y cuantiosos daños materiales. Se han necesitado dos mil miembros de la Guardia Nacional y otros 1.000 policías para tratar de evitar que se repitiesen los violentos sucesos del lunes ocurridos tras el funeral de Freddie Grey.