Los Beneficios Medicinales De La Marihuana

Hace 5.000 años que se utiliza el cannabis con fines curativos. En el siglo XVI, las hojas y las raíces de la marihuana no faltaban en los botiquines, ya que se solían utilizar para aliviar el dolor de las articulaciones. No fue hasta el siglo XIX cuando se conocieron las cualidades psicoactivas de la planta. Y actualmente, miles de años después de las primeras referencias históricas, gran parte del potencial médico del cannabis sigue estando por explotar. 

De hecho, hace solo 25 años que se descubrió el sistema endocannabinoide, modulado por los principales compuestos activos del cannabis y en el que entran en juego las neuronas, otras células del sistema nervioso central y algunos órganos, que se comunican mediante una extensa red. Los expertos atribuyen el atraso en el conocimiento de los beneficios de la planta a los pocos estudios clínicos con pacientes que se han realizado, y que son el último paso antes de poder comercializar y recetar las dosis.

Actualmente "estamos viviendo un boom en la investigación en usos novedosos de los cannabinoides", asegura Manuel Guzman, presidente de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. Estos nuevos usos se empezaron a recetar para aliviar los síntomas de ciertas enfermedades, y actualmente se está probando en ensayos clínicos. Es el caso de la epilepsia, el cáncer, el glaucoma o el Alzheimer. La lista de aplicaciones terapéuticas crece año tras año, como también lo hace su investigación científica. Estas son las principales enfermedades en las que el cannabis se utiliza como un medicamento:

Cáncer

El cannabis se ha mostrado muy útil para muchos pacientes de cáncer, ya que alivia los efectos de la quimioterapia y la radioterapia, estimulando el apetito y evitando las náuseas. Esto resulta de vital importancia para mantener la salud durante la lucha contra la enfermedad.

Recientemente, se ha sabido que cannabinoides como el THC, el principal responsable de los efectos psicoactivos de la marihuana, reduce el crecimiento de los glioblastomas, un tumor de cerebro muy agresivo y difícil de tratar. Este fármaco se administraría junto a la quimioterapia convencional, y de momento se está probando en un ensayo clínico en Reino Unido.


Tratamientos contra el SIDA

Muchos de los medicamentos para tratar la enfermedad causan también náuseas y pérdida de peso. Algunas medicinas para estimular el apetito tienen mayores efectos secundarios que el cannabis y se han mostrado poco seguras al combinarlas con otros fármacos prescritos al paciente para su enfermedad.

Dolores en las articulaciones

Otra de las funciones del cannabis es su poder antiinflamatorio y analgésico, que se consigue ingiriendo la planta. Por eso se utiliza en casos de osteoartritis y artritis reumatoide, enfermedades que causan inflamación, agarrotamiento y dolor en las articulaciones. Los fármacos prescritos a pacientes que sufren estas enfermedades a menudo provocan efectos secundarios como úlceras, pérdida grave de peso corporal y problemas respiratorios.


Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad incurable que causa daños en el nervio óptico y puede llevar a una ceguera irreversible, y se trata de la segunda causa de ceguera en los Estados Unidos. Se ha demostrado que el cannabis contribuye a disminuir la presión intraocular, uno de los principales factores de la enfermedad, reduciendo así el riesgo de daños al nervio óptico y frenando el avance del glaucoma.


En investigación: epilepsia, alzhéimer y párkinson

Varios grupos exploran nuevos usos de compuestos del cannabis para luchar contra enfermedades como la epilepsia, y así reducir el número de ataques en niños con síndrome de Dravet. Su efectividad ya se está probando en ensayos clínicos.

Los cannabinoides pueden ser un buen aliado en la guerra contra el alzhéimer o el párkinson, las llamadas “enfermedades del siglo XXI”. La planta podría ser capaz de corregir la oxidación o la falta de riego vascular, los factores que provocan la pérdida de neuronas.


La marihuana sigue siendo un pozo sin fondo, se cree que hay entre 60 y 90 tipos diferentes de cannabinoides, poco estudiados en general y muchos de ellos aún por conocer. Muchos expertos aseguran que habrá medicamentos en el futuro contra tumores cancerígenos basados en cannabinoides.