Si Alejandro También Se Apellidara Messi Puede Que Ahora No Estuviera En La Cárcel

Son dos chavales jóvenes sin antecedentes que la han liado parda y ahora la justicia les ha condenado a penas de cárcel. Pero el paralelismo entre estos dos casos se acaba aquí, porque mientras uno ha ingresado en prisión por estafar 80 euros con una tarjeta de crédito falsa, el otro, probablemente no llegará a entrar, a pesar de haber defraudado a la Hacienda Pública 4,1 millones de euros. La diferencia es que uno se apellida Fernández y el otro Messi.

El salto a los medios de la condena de 21 meses al jugador del Barça y a su padre, que ha adelantado El Periódico, hace recordar el caso de Alejandro Fernández que entró en prisión hace un mes para cumplir una pena de cinco años por un delito que cometió hace seis, cuando tenía 18. Sin embargo, Leo Messi y su padre, que han sido condenados por no pagar impuestos durante tres años por derechos de imagen, seguramente no entrarán en la cárcel al haber recibido una pena menor de dos años.

Poner frente a frente estos dos casos resulta chocante y hace cuestionar hasta qué punto la justicia cae con el mismo peso sobre todas las cabezas. Más de 300.000 personas firmaron en la plataforma Change.org la petición de la familia de Alejandro de indultarle aunque no ha tenido ningún efecto, pero estaría bien preguntarse también qué hubiese pasado a nivel social si el astro del fútbol hubiese acabado en prisión.

Las situaciones de estas dos personas son más complejas y tienen sus atenuantes o agravantes. La sentencia que condena al joven de granada asegura que él y sus amigos utilizaron en una tarde varias tarjetas falsas para estafar cantidades entre 200 y 500 euros por lo que tanto la Audiencia Nacional como el Tribunal Supremo le han considerado culpable de un delito de falsificación de tarjeta de crédito y estafa. Por otro lado Leo Messi siempre ha sostenido que él se dedica a jugar al fútbol y deja sus finanzas en manos de otras personas, aunque el tribunal ha decidido condenarle para "no mandar a la ciudadanía un mensaje de que es preferible inhibirse que preocuparse" de los temas de impuestos.

Cada uno que juzgue hasta qué punto se pueden comparar las condenas de Leo y Alejandro mientras uno se ha enterado de su condena de vacaciones en las Bahamas y el otro ya ha empezado a cumplir la suya en la cárcel.