Actrices denuncian agresiones sexuales del director alemán Dieter Wedel

El escándalo por abuso sexual que sacude al mundo del cine parece no tener fin, como si se hubiese levantado la alfombra roja donde se escondían todas las vergüenzas de la gran pantalla. Al caso del productor cinematográfico Harvey Weinsten, denunciado por más de ochenta mujeres de la industria y finalmente expulsado de la Academia, le siguieron otras numerosas personalidades acusadas de acoso o agresión sexual, como el caso de Kevin Spacey. El último escándalo, sin embargo, nos llega de este lado del charco y de la mano del aclamado director alemán Dieter Wedel, que ha sido denunciado de sadismo sexual por varias actrices que han trabajado con él.

A principios de enero, dos valientes actrices, Patricia Thielemann y Jany Tempel, denunciaron públicamente en el periódico alemán Die Zeit cómo Wedel, durante los años 90, les citaba en su hotel y trataba de intimidarlas física y mentalmente para que se acostaran con él. Siendo más específicos, Hielemann contó que el director le rompió la blusa, la acorraló contra un sofá y trató de estrangularla cuando se resistió. El testimonio de Tempel no es menos triste: admitió haber sido violada por el cineasta alemán. Ambas han firmado ahora una declaración jurada para dar mayor importancia a sus denuncias.

Denuncias que no han venido solas. Y es que cuatro actrices más han denunciado al director de 75 años de sadismo, abuso de poder, acoso sexual y violación en las páginas de Die Zeit. "Cuando le abrí la puerta de mi habitación de hotel, me arrojó a la cama y trató de violarme. Me golpeó la cabeza varias veces con el canto de la cama. Me escupió en la cara, lamió su propia saliva y me dijo: si me besas te regalo un chocolate", denunció en esas mismas páginas la actriz suiza de 61 años, Esther Gemsch, que renunció a participar en el rodaje de una serie de televisión dirigida por Wedel tras los incidentes.

La relevó en el puesto la actriz alemana, Ute Chriastiansen, quien califió a Wedel como un sádico además de culparle de sufrir un aborto a raíz de la crisis nervioso que le provocaron los malos tratos del director. Una tercera actriz, que no ha querido revelar su nombre, explicó que la llevó en su coche a un bosque y la violó. "Rompió mi ropa y se echó encima de mí. En un momento pensé: la única forma de acabar esto es dejar de resistirme. Entonces se acaba rápido. Me penetró y cuando estaba satisfecho se apartó de mí”, contó la mujer.

El abogado de Dieter Wedel, por su parte, ha defendido al director alemán en un comunicado alegando que "en ningún momento ejerció ningún tipo de violencia contra estas u otras mujeres". También el propio acusado se ha manifestado desde el hospital, donde permanece tras sufrir un ataque al corazón que le ha obligado a renunciar a la dirección del famoso festival de Bad Hersfeld, diciendo que "durante más de dos semanas he estado expuesto a una avalancha interminable de graves acusaciones publicadas en los medios de comunicación" y que "el alcance y la naturaleza de estas acusaciones me ha perturbado y sacudido profundamente".

El escándalo sexual del mundo del cine se propaga. La única buena noticia es que muchas mujeres valientes están dando la cara para señalar a estos depredadores sexuales.