6 Habilidades Que Te Convertirán En Alguien Imprescindible En Tu Trabajo

Lo sentimos, nadie es imprescindible. Por mucho que nos cueste reconocerlo, todos podemos ser reemplazados. Y menos mal, porque sino, imaginaos qué locura sería encontrar trabajo. Sin embargo, mejorando y priorizando unas cuantas cosas sí puedes llegar a ser muy valioso para tu empresa y que te aprecien tanto que hasta te dejen robar todos los bolis de la oficina. Vamos, ser tan bueno y eficiente en tu trabajo, que tu jefe y tus compañeros no puedan imaginarse su día a día sin ti y que no piensen nunca en reemplazarte. No suena nada mal, ¿verdad?

Así que, sigue a raja a tabla estas 6 claves para convertirte en el trabajador indispensable que toda empresa quiere tener. ¿Preparado?

1. Mantén siempre una actitud positiva

Aunque te resulte algo obvio, no lo es. Las oficinas están repletas de quejicas y de gruñones (sobre todo, durante las primeras horas de la mañana). Por eso, entre dos personas que son igual de buenas en su trabajo, aquél que tenga una actitud más positiva y haga el día a día más agradable a los demás, será el elegido. No se trata de ser el gracioso de turno, sino de mantener el ánimo alto ante los problemas y no caer en la tentación de resignarse ante un fracaso. Nadie se resiste a las buenas vibras. 


2. Haz el trabajo que importa, no el que sea más fácil

En todos los trabajos es fácil encontrar tareas que te mantengan ocupados, pero no suelen ser las difíciles ni las muy elaboradas, precisamente. Más bien, de esas, todo el mundo huye. Pero si realmente quieres ser alguien indispensable, atrévete a coger el toro por los cuernos y lidera alguna de esta lista de to do's infranqueables. Sorprenderás y ganarás puntos, porque demostrarás que se puede confiar en ti y que eres alguien con la suficiente seguridad para asumir trabajos de responsabilidad. Y si no eres un experto o es un terreno que desconoces, además, conseguirás mejorar. Ya sabes, se aprende con la práctica. 


3. Comprométete

Hay una certeza ineludible: cualquier jefe busca siempre trabajadores que se dejen el pellejo con lo que hacen. Personas implicadas realmente en el trabajo y que no solo se limiten a cumplir su horario laboral. Gente que sude la camiseta y que haga de los objetivos de su empresa los suyos propios. Esto es así. En España, en Francia y en la China Popular. Así que, comprométete y triunfarás.


4. Sigue las últimas tendencias

Todo va muy deprisa: la ciencia, la tecnología, internet... Y si quieres ser realmente eficiente, tendrás que estar al día. Sobre todo en lo que a tu disciplina y profesión se refiere. Sigue los últimos avances y tendencias y seguirás siendo un activo muy valioso para tu empresa: Linkedin, revistas y webs especializadas, foros... Todo el mundo acudirá a ti cuando tenga dudas sobre algo, incluso tus jefes. 


5. Mejora tu comunicación oral y escrita

Estamos continuamente comunicándonos, pero eso no significa que lo hagamos bien. Es más, la realidad es que es muy difícil encontrar gente con buena redacción y oratoria. Expresarse bien es muy importante. Si quieres destacar sobre los demás, trabaja para mejorar tus habilidades comunicativas, no solo para hacer una presentación o atender a un cliente, sino para relacionarte con tus compañeros. Recuerda: las críticas constructivas siempre son más eficaces y nadie te ve como un enemigo.


6. Sé rápido y resolutivo

Si trabajando las mismas horas que otro, consigues apagar más fuegos que él, serás más indispensable. Las personas resolutivas y eficaces gustan mucho. Por muy bueno que seas, si eres lento, ya dejas de ser tan bueno. Vivimos en la era de la inmediatez. Así que ponte las pilas antes de que venga otro por detrás a pisarte los talones.