5 Cosas Que Tienes En Casa Y Que Los Refugiados Necesitan Mucho De Ti

Los días pasan. Un mes sucede a otro y así, casi sin darnos cuenta, han pasado cinco años desde que se inició una cruenta guerra en Siria que ha dejado entre 300.000 y 400.000 muertos y 5 millones de refugiados, según cifras de la ONU. Ante tal avalancha de migraciones, los movimientos de ayuda no tardaron en surgir y la ciudadanía se volcó en ayudar a esas personas que tuvieron que dejar sus casas y sus vidas atrás.

Pero aunque pase el tiempo y nos lleguen noticias nuevas, el problema sigue ahí. El horror que están sufriendo no ha terminado y, además de elementos de primera necesidad necesitan otras muchas cosas que jamás habrías imaginado que resultarían tan útiles en una situación así. Desde Código Nuevo ya te contamos en su día cómo colaborar donando dinero o alimentos, pero aquí tienes otras opciones para seguir ayudando a los refugiados aportando cosas que, aunque no lo creas, les hacen mucha falta.

Sujetadores

¿Sujetadores? Quizás te parezca un pequeño lujo, pero piénsalo bien. Imagina que llevas semanas fuera de casa con lo puesto, que solo puedes lavar la única muda que te queda muy de vez en cuando, o que incluso tienes que ponértela aún húmeda porque debes seguir avanzando.

Un informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) advierte que las mujeres y niñas refugiadas y migrantes están en continuo riesgo de violencia sexual y de género. A Caroline Kerr se le encendió la bombilla y creó Bras Not Bombs (Sujetadores, no Bombas) tras escuchar testimonios de voluntarios contando cómo muchas jóvenes que habían sido violadas no tenían ni ropa interior.

En apenas diez meses, Bras Not Bombs ha repartido 2.000 sujetadores y centenares de piezas de ropa interior, devolviendo, al menos, una pequeña parte de la dignidad perdida por el camino.

Dona tu café

Si prefieres que la plataforma Share a coffee for transforme un café virtual en ayuda directa a los refugiados en Calais (Francia), en la isla griega de Lesbos, en los campos de refugiados en Grecia, y allí donde surjan las necesidades en cada momento y lugar, puedes hacerlo aquí.

Bicis para una nueva vida

The Bike Project nos da la posibilidad de donar nuestra bicicleta de segunda mano para ofrecérsela a un refugiado. Este proyecto de economía colaborativa -con el que también enseñan nociones básicas de mecánica- pretende evitar la incomunicación y el aislamiento de los refugiados que viven de manera anónima en grandes ciudades.

El papel de la tecnología

En una situación tan difícil como la que viven los migrantes, un teléfono móvil te puede salvar la vida. Contar con un smartphone es vital para informarse de cuál es la mejor ruta a seguir, encontrar sitios donde alojarse o contactar con familiares extraviados. Geecycle recoge smarthphones de todas partes del mundo y los distribuye entre los refugiados.

Otras iniciativas como Meshpoint ponen de manifiesto la importancia de la tecnología en esta crisis. Meshpoint es un módem y router Wi-Fi a pilas que utiliza un software de código abierto para que cualquiera pueda tener acceso Wi-Fi, sin importar la dureza de las condiciones atmosféricas o geográficas. Está diseñado para funcionar en condiciones extremas y proporcionar acceso a Internet a unos 150 usuarios de manera simultánea, tres veces más que cualquier otro router.

Juguetes

La mitad de los refugiados de todo el mundo son niños y niñas menores de 18 años, según UNICEF. Muchos de ellos pasan meses en campos de refugiados, donde podemos ayudar a que, dentro de lo posible, lleven una vida más normal y no pierdan su infancia. Seguro que por casa tienes juguetes que pueden hacer sonreír a más de un niño. Varias ONG’s como Cruz Roja y plataformas como En Red SOS Refugiados recogen juguetes y material escolar para ellos.