5 alternativas a la universidad para estudiar gratis eso que te apasiona

Artista fotografía: Jaime Martinez

Cuando quiero rallarme a gusto, pienso en todo lo que no sé, ¿lo has probado? Piénsalo: por muchos conocimientos que acumules en tu vida, siempre hay un océano de desconocimiento más allá. Por ejemplo, yo podría pensar que sé algo de usar el lenguaje, de poner una palabra detrás de otra... pero entonces miro adelante y veo miles de formas de hacer mejor lo que hago, miles de conceptos de los que no tengo ni idea... y me jode, claro, ¿te ha ocurrido?

Por suerte, para los ‘culos inquietos’ como nosotros hay un remedio: el estudio. No, no hablo de las horas interminables y aburridas en el colegio arrastrando la vista por libros de texto que no te interesan lo más mínimo. No, hablo del estudio vocacional, de ese conocimiento que buscas y devoras porque te flipa, porque completa intelectualmente esa parte de ti que siente que le faltan piezas.

Hablo de la estudiante de arquitectura que disfruta perfeccionando sus planos y maquetas, o del médico que sigue formándose, aunque ya tenga un puesto de trabajo. Es estudio con pasión, estudio que buscas y que gozas. Estudio que, además, ya no requiere gastar el pastón que vale una carrera universitaria. De hecho, no requiere gastar ningún pastón, ni un euro: bienvenido al mundo de los MOOC, la formación que estabas deseando de forma totalmente gratuita.

MOOC, la alternativa free a la universidad tradicional

Lo primero: ¿qué es un MOOC, esta palabreja que parece que alguien se esté sonando la nariz delante de ti? Son las siglas de Massive Online Open Courses o, en castellano, cursos online masivos y abiertos. Unas lecciones a distancia creadas por profesionales de las mejores universidades pero lejos de ellas. Cada mes, más de 700 universidades de todo el mundo ofrecen cientos de MOOCs, al alcance de cualquiera con una conexión a internet.

El primero de estos cursos apareció en 2008 —el Connectivism and Connective Knowledge, ofrecido por los profesores George Siemens y Stephen Downes—, pero el modelo no estalló hasta 2011, cuando un MOOC de Sebastian Thrun sobre inteligencia artificial en la universidad de Stanford atrajo a 160.000 estudiantes. Y sí, has leído bien, la muy prestigiosa y vetusta universidad de Stanford regaló una parte de su programa educativo a todo aquel que se conectara.

De hecho, esta es la principal fortaleza de los MOOCs, muchos de ellos vienen avalados por grandes centros educativos, con lo que podemos recibir gratis, por ejemplo, un curso de literatura en Oxford sobre Shakespeare, una lección de los principios de la metabolómica en la Universidad de Osaka o un programa de cálculo aplicado en Harvard. Las temáticas son tan variadas como la inmensidad del saber, y lo único que tienen en común todos estos cursos son tres características: no tienen límite de matriculados, pueden ser seguidos online y cuestan cero euros.

Muy bonito, pero ¿dónde está el truco? Hasta donde sabemos, los cursos son gratuitos pero el certificado y el título no suelen serlo: muchos de estos MOOCs cargan algo si quieres tener el título para lucir en tu currículum. Sin embargo, si tu motivación es el conocimiento, las buenas noticias son que tu cartera seguirá en perfecto estado de salud. Más allá de esto, el último paso es lanzarte a la piscina e investigar hasta dar con el curso idóneo para ti. Como el número de MOOCs disponibles se eleva a cifras de varios ceros, ni siquiera intentaré listarlos aquí. En lugar de eso, a continuación, van las mejores páginas para utilizar como buscadores de este tipo de MOOCs o cursos gratuitos:

Miríada X

Fruto de una colaboración entre Banco Santander y Telefónica, esta plataforma busca aunar el conocimiento de universidades e instituciones iberoamericanas. Por ello, su idioma principal es el español.

Coursera

Esta requiere algo más de trabajo para separar el grano de la paja, porque aquí se dan cita tanto cursos gratuitos como de pago. Aun así, su base de referencias sigue siendo impresionante.

Mooc.es 

Su título lo dice todo: un buscador de cursos online abiertos y masivos de todo el globo. Con un completísimo filtro por temáticas e idiomas, es una opción fantástica para arrancar.

EdX

Fundada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Harvard para poder impartir por todo el mundo cursos en línea, es otra muy buena opción para el cazador de MOOCs.

UNED abierta

Esta plataforma depende de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), y sigue su misma filosofía: ofrecer una educación de calidad, especialmente a quien no puede formarse de manera presencial.

La educación de calidad gratuita en internet no termina aquí, desde luego. Hay muchas otras plataformas dedicadas a la formación en temáticas concretas —como Code Academy, para aprender a programar, o Pixar in a Box, para beber de las fuentes de los maestros de la animación—, pero las propuestas anteriores son un buen primer paso. Y tú, ¿tienes una web especial a la que acudas para estudiar tu pasión? Compártela con nosotros en los comentarios y así nos ayudaremos entre todos a vivir y aprender de forma más completa.