4 señales que indican que tu amigo es una influencia tóxica

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro, dice el refrán. O al menos si el amigo es bueno. Porque hay veces que una amistad resulta tan poco saludable que podríamos considerarla incluso tóxica. Amistades abusivas que te hacen sentir peor contigo mismo. Menos valioso. Menos seguro. Y es difícil darse cuenta porque llevamos mucho tiempo dentro de ellas. Por eso te contamos las 4 señales más claras que, según la psicoterapeuta estadounidense Shainna Ali, indican que tu amigo es una influencia tóxica en tu vida.

Te sientes humillado

Una pequeña broma aquí y otra allá forman parte de la naturaleza de las amistades. Darse un poco de caña y reirse juntos de sí mismos. Pero sí tu amigo te ametralla constantemente con bromas hirientes o incluso insultos poco disfrazados debemos abrirte los ojos y decirte que no es un amigo de verdad. Es un pseudoamigo tóxico que te menosprecia. Y no necesitas gente así en tu vida.

Te sientes insignificante

Todos hemos vivido alguna vez la desagradable experiencia de brindar nuestro apoyo y cuidado más honesto e incondicional a alguien cuando lo necesitaba y ver cómo luego ese amor no era devuelto en absoluto cuando éramos nosotros quienes necesitábamos un empujón. Es una prueba evidente de egoísmo o de completa indiferencia hacia tus sentimientos. Y con amigos así, ¿quién necesita enemigos?

Resultado de imagen de gif sad

Te sientes culpable

Si alguna vez has tratado de hablar alguna de estas cosas con ese amigo y ha minimizado o ridiculizado tanto tus argumentos como para hacerte dudar de ti mismo, estás ante un amigo no tóxico sino lo siguiente. No valora tu opinión ni tu punto de vista. Es más, lo critica y enjuicia con superioridad siempre que abres la boca. Y te hace sentir que estás equivocado hasta cuestionar tu propia identidad. Créenos, te sobra.

Te sientes impotente

Te hizo dudar de la existencia de esas bromas hirientes y de esa tremenda indiferencia hacia ti, así que comenzaste a andar con pies de plomo. Intentaste que la amistad mejorase, pasando por alto cada ocasión en que te juzgaba o señelaba. Pero por mucha energía que pusieras no habrías arreglado nada: las relaciones son cosa de dos. Y pronto te empezaste a sentir mal por las mismas razones que antes pero, además, impotente por no poder solucionarlo.

Resultado de imagen de gif frustrated

Es una amistad tóxica con todas las letras. Y o bien la desintoxicáis juntos o bien le ponéis el punto y final a vuestra historia. Que amigos buenos hay muchos. Y los mereces tanto como cualquier otro.