Los 4 secretos de Satya Nadella, el hombre que ha resucitado a Microsoft cuando estaba hundida

Hace tres años, Microsoft era una compañía herida de muerte. La empresa que popularizó el PC en los 90 no lograba levantar cabeza durante el siglo XXI: el iPod, el iPhone o los servicios de almacenamiento de Google suponían disparos al pecho de la firma fundada por Bill Gates. Hoy en día, sin embargo, se encuentra entre las empresas más cotizadas en Wall Street. ¿La causa de esta transformación? Dos palabras: Satya Nadella.

Nacido en la ciudad de Hyderabad (India) hace casi medio siglo, Nadella lleva desde febrero de 2014 al mando de Microsoft en sustitución del antiguo CEO, Steve Ballmer. En este tiempo, la compañía ha dado un giro de 180 grados, ascendiendo desde el foso a la cumbre, como un fénix hecho de unos y ceros. En este artículo vamos a indagar en la personalidad y tácticas de este directivo, en cómo se las ha arreglado para sacar de la ruina a un gigante cabizbajo.

1 - Ha roto de un hachazo con una cultura enquistada en el pasado

Echando un ojo por internet, parece que no puedes ser un alto cargo de una compañía informática sin acuñar una o dos frases motivacionales. En el caso de Nadella: “Sé apasionado y valiente, y no dejes de aprender; uno deja de hacer cosas útiles si deja de aprender”. Esa es exactamente la actitud que ha imprimido a Microsoft, arrasando por el camino una cultura empresarial obsoleta.

Rawpixel Ltd.

Cuando tomó las riendas de la compañía, el flamante CEO se encontró con una empresa cerrada sobre sí misma, ciega a las virtudes de la colaboración. En su lugar, la apuesta de Nadella por el crecimiento continuo llevó a trabajar con sus competidores en lugar de contra ellos: entre otros ejemplos, impulsó el pack Office para iPad, firmó acuerdos con Dropbox o IBM e incluso llevó a Microsoft a entrar en la Fundación Linux, un golpe directo a las campañas anti-código abierto que había llevado a cabo la compañía en un pasado reciente.

2 - No ha tenido miedo a apostar fuerte

Desde joven, Nadella sabe que una gran ganancia implica, a su vez, un gran riesgo. Lo vivió cuando, de joven, viajó hasta Estados Unidos a terminar su formación y buscar trabajo, y lo sigue poniendo en práctica al frente de la empresa fundada por Bill Gates y Paul Allen. Entre sus apuestas destaca la compra de LinkedIn por 26.200 millones de dólares o la de los creadores de Minecraft, Mojang, por 2.500 millones.

Sin embargo, cuando hablamos de riesgos y pasos adelante, no solo se trata de compras de acciones o empresas: bajo la batuta de Nadella, Microsoft ha impulsado sus dispositivos híbridos –la gama Surface, mezcla entre tablet y ordenador- buscando las cosquillas a los de Steve Jobs y ha invertido en realidad aumentada con las Hololens, sus gafas de realidad aumentada.

3 - Ha sabido “flotar” en la nube y adaptarse al futuro

Desde que entró en Microsoft en 1992, Nadella ha estado dirigiendo proyectos relacionados con la cloud computing, la programación en la nube. Como profesional de esta tecnología que hoy nos resulta tan cómoda y natural como respirar, el CEO ha trasladado su pasión a la empresa, en la que es posiblemente –en línea con lo anterior- su principal apuesta. Office 365 y Azure son los nombres de los dos productos con los que el Microsoft de Nadella ha logrado sacar la cabeza en un mercado dominado por Google y Amazon.

Se trata, como apunta Matthew Lynley, de un Microsoft que ya no se comporta con maneras de gigante de la vieja escuela, sino como un competidor que lucha por diseñar para un futuro en el que el PC no será tan necesario. Todo ello con un foco especial en escuchar al usuario y ofrecer productos amistosos con el consumidor: una nueva filosofía flotante traída directamente por el nuevo directivo.

4 - Ha impulsado un liderazgo CC: con carisma y cabeza

Cuando Nadella echa la vista atrás y repasa su biografía, suele prestar especial atención a un aspecto anecdótico: su pasión por el cricket. Como tantos ciudadanos en la India, el directivo creció jugando y siguiendo con avidez este deporte, del que asegura que ha extraído todas las capacidades de liderazgo y gestión de equipos. De ello se desprende una actitud de team-player y hombre analítico que tiñe de carisma y cabeza su gestión al frente de Microsoft.

Estas cuatro son, por lo pronto, cuatro de los rasgos principales de lo que Nadella ha hecho durante estos tres años. Cuatro actitudes de fondo que, de hecho, valen tanto a ese nivel macro como a nuestro nivel micro: una inspiración, en definitiva, para nuestros propios proyectos. Para soñar con las nubes.