El trastorno que afecta a las personas que duermen mucho pero están siempre cansadas

Por más que duermes siempre tienes sueño. Te cuesta horrores levantarte y sientes como si no hubieras descansado aunque ayer te fueras a la cama a las 19h . Si te suena todo esto es porque sí, tú cierras los ojos, desconectas, pero tu cuerpo no consigue descansar lo que debería. Lo que te pasa se llama 'hipersomnia' y se trata de un trastorno del mecanismo del sueño que puede conllevar consecuencias serias para la salud y derivar en problemas graves como la narcolepsia (que en las pelis siempre es muy gracioso, pero en la realidad es una gran putada).

La hipersomnia provoca que “la persona, por muchas horas que duerma, no tenga suficiente para mantener una vigilia adecuada”, informa el doctor Francisco Segarra, coordinador de la clínica del Sueño Estivill. Su desarrollo más extremo, la narcolepsia, causa ataques de sueño incontrolables y muy frecuentes durante el día, pudiendo conllevar cataplexia (pérdida del tono muscular), alucinaciones o incapacidad para moverse o hablar al despertarse.

Lo curioso de la hipersomnia es que, en la mayoría de los casos, no se tiene dificultad para conciliar el sueño; éste es continuo, pero no es reparador. Así que a los afectados les cuesta una barbaridad levantarse de la cama, llegando a ser necesario ponerse varias alarmas para despertarse. Desde ese momento sufren lo que se conoce como borrachera del sueño y se despiertan confusos e irritables: fatiga, falta de concentración, malestar general… Más bien podrías creer que tienes resaca, pero no.

Sin embargo, “solo 1 de cada 20 afectados por trastornos del sueño acude al especialista”, según apuntan desde la Asociación Española del Sueño (ASENARCO). Y es que, en muchas ocasiones, se atribuyen estos síntomas a otras patologías o condiciones médicas (menstruación, fatiga crónica o estrés, por ejemplo) y no se identifican como un trastorno del sueño.

Las causas de la hipersomnia son muy variadas. “Desde problemas endocrinos como el hipotiroidismo, algunos tipos de depresión, etc.”. El doctor Segarra informa de que, en algunos casos como en la hipersomnia idiopática, “la causa es desconocida y solo puede hacerse un tratamiento de los síntomas”.

Los problemas añadidos

Las personas con hipersomnia sufren episodios recurrentes de 'somnolencia diurna' aunque hayan dormido “aparentemente bien” durante la noche anterior. Se tiene la misma sensación de cansancio que cuando se trasnocha para ir de fiesta o robamos un par de horas al sueño para estudiar para ese examen a última hora. Pero, en este caso, no hemos pasado la noche en vela, ni mucho menos. Y, por eso, necesitan dormir durante el día, sí o sí.

Desde la Asociaciación Española de Narcolepsia e Hipersomnias Centrales (AEN) diferencian esta 'somnolencia diurna' del cansancio que uno siente cuando el sueño ha sido interrumpido, "ya que a estos pacientes les es imperativo descansar o tomar lo equivalente a siestas en momentos y lugares inadecuados”. Es decir, literalmente se duermen por las esquinas y les da igual donde y cuando sea. Estas siestas diurnas generalmente son largas pero no suponen mejora alguna de los síntomas.

Cualquier tipo de hipersomnia (incluida la narcolepsia) interfiere notablemente en el ritmo habitual del día a día de la persona que la sufre, ya que ésta tiene dificultades muy serias para mantenerse despierto. Según el doctor Segarra, “es frecuente que las personas con hipersomnia presenten problemas cognitivos (falta de atención, pérdida de memoria), problemas familiares y de pareja, problemas a nivel social y de rendimiento laboral y todo ello puede desembocar en cuadros depresivos”.

Pero no solo hablamos de problemas para el enfermo. Estos trastornos del sueño -que afectan a más de 13 millones de españoles- se pueden atribuir como causa de cerca del 30% de los accidentes de tráfico, ya que, como apuntan desde ASENARCO, una persona con apnea del sueño tiene hasta cinco veces más posibilidades de sufrir un accidente de circulación.

Estudio del sueño

Si esta sensación de agotamiento y esa necesidad imperiosa de tumbarte en cada rincón que ves están durando ya más de dos semanas, deberías acudir, sin duda, a un médico. Es posible que exista una patología que origine este trastorno que estás sufriendo. Para ello, en ocasiones es necesario realizar un estudio del sueño. Una vez diagnosticado el trastorno que te está boicoteando tu vida normal, hay que buscar la causa y, si es posible, tratarla y solucionarla. En otros casos, solo se puede corregir tratando la somnolencia mediante medicación estimulante.

Crédito de la imagen: Ophélie Rondeau