Lo que tarda tu hígado en recuperarse de una borrachera

 No tienes la función hepática de unx superhumanx. Take it easy

Beber alcohol tiene SIEMPRE un impacto negativo en tu organismo. De hecho, abandonar su consumo puede proporcionarte una enorme cantidad de beneficios como la disminución de la presión arterial, la mejora de la estética de la piel o el incremento de la energía. Al fin y al cabo, estamos hablando de una sustancia tóxica. Una con la que tu hígado no tendría por qué lidiar: no evolucionó para ello. La consecuencia de que lo sometas a su presencia es el debilitamiento temporal de este órgano tan importantísimo para tu salud.

Los días que tarda

En concreto, y según una investigación llevada a cabo por la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL) y la prestigiosa revista médica británica The Lancet en torno a la salud hepática de la población, el hígado tarda entre dos y tres días en recuperarse de una de tus sesiones alcohólicas de fin de semana. Cervezas para empezar. Unas copas para continuar. Y unos chupitos para rematar. Y hala: estás a viernes y no volverás a tener un hígado plenamente funcional hasta la madrugada del lunes. Es muy heavy.

Sobre todo si tienes en cuenta lo que haces a veces los sábados tras un viernes alcohólicamente demoledor: volver a emborracharte y volver a someter a tu hígado a un nuevo tsunami químico. Probablemente porque pensabas que tu maravilloso cuerpo de sapiens cuenta con las herramientas necesarias para gestionarlo sin consecuencias. Pero lo sobrevaloraste. Ahora sabes la verdad y la verdad es que una segunda sesión fiestera, por no hablar de una tercera, es una locura demasiado estresante para tu organismo.

Lo que te causa a la larga

Y con esto no estamos diciéndote que debes abandonar ahora mismo el consumo de alcohol o caerás fulminadx. No es la vaina. Pero está claro que los efectos negativos de esta droga están ampliamente blanqueados. Los subestimamos. Aunque, como dicen desde Vitónica, se "recomienda que la ingesta óptima de alcohol es cero ya que no existe ninguna cantidad que sea segura para la salud", puestos a tomarlo debes hacerlo de la mejor manera posible. Por un lado, dándole descanso a tu hígado. Por otro lado, vigilando cantidades.

En concreto, apuntan en este mismo medio, se aconseja "no consumir más cinco unidades de alcohol al día y 10 unidades de alcohol a la semana". Para que te hagas una idea, 10 unidades equivaldrían aproximadamente a una botella de vino de 750 mililitros. A partir de esas cantidades te estás pasando. Y tu hígado podría no solo sufrir temporalmente, sino también de manera permanente. Después de todo, el alcohol es un factor de riesgo para afecciones como la fibrosis progresiva, la cirrosis o la insuficiencia hepática.