El pintalabios que llevas usando toda tu vida podría ser cancerígeno

Un informe de la OCU asegura que varios modelos de labiales contienen unas partículas que considera cancerígenas, aunque la asociación de cosméticos en España lo desmiente

Tú y todas tus amigas lleváis desde la adolescencia comprando maquillaje en Kiko porque por tres euros tienes un pintauñas o una sombra y por cinco, un colorete. Cuando reúnes un poco más de dinero, te lanzas y te compras esa mascara en la que decides invertir 20 eurazos porque sabes que dura y que es waterproof y porque mola y porque te la mereces. Y, probablemente, uno de esos caprichos haya sido el Ruby Woo de MAC, uno de los pintalabios más vendidos del mundo y el best seller de la marca. 

Pero estos días, este labial está en el punto de mira por una polémica desatada por la OCU al publicar un informe en el que asegura que el Ruby Woo de MAC (el Retro Mate Lipstick nº 707), un modelo de Kiko Milano y otro de Too Faced (que pertenece al grupo Estée Lauder) contienen aceites tóxicos que pueden llegar a ser cancerígenos y que, por lo tanto, no recomiendan su uso. El estudio nos ha caído a todas como un puñetazo que no podremos borrar con un poco de corrector. Pocos días después, Stanpa (la asociación española de perfumería y cosmética) ha rebatido a la organización de consumidores, a la que acusa de "desconocer la regulación y las recomendaciones del sector".

Los ingredientes en cuestión son los aceites minerales hidrocarburos aromaticos (MOAH) y en ocasiones, aceites minerales con hidrocarburos saturados (MOSH), metales pesados y derivados del petróleo procedentes de aceites minerales que a su vez derivan de un mal refinado de las grasas minerales, según explica un artículo de El Confidencial, que ya se habían encontrado previamente en protectores labiales, cacao y productos para niños. Stanpa asegura que estas sustancias son seguras que llevan usándose más de 100 años para fabricar maquillaje. 

Al parecer, MAC ha contestado uno a uno los mensajes privados de sus clientes que han escrito preguntando sobre esta información con una respuesta contundente. Los productos, aseguran, son "100% seguros". Además, la compañía ha añadido que "solo utiliza ingredientes de alta calidad y realiza rigurosos exámenes antes de incorporar cualquiera de estos ingredientes o materiales en nuestros productos. Somos una marca comprometida que vende productos seguros y trabaja para que tanto nuestros productos como el packaging superen los altos estándares de calidad".

Para las consumidoras es muy difícil decidir si un producto te conviene o no, pero tenemos confiar en que las organizaciones reguladoras tienen estándares suficientemente altos como para garantizar nuestra seguridad. Ahora bien, informes como el de la OCU nos dan más herramientas para conocer los productos que usamos en el día a día y, aunque no supongan un peligro grave, poder decidir si los seguimos comprando. No es de extrañar que cada vez más gente se decante por comprar cosmética ecológica o, al menos, con una política más transparente en su etiquetaje. Probablemente, usar el Ruby Woo de MAC no te va matar, pero ahora sabes un poco más sobre qué lleva y qué alternativas tienes.