La pastilla anticonceptiva para hombres es casi una realidad y acaba de superar la primera prueba

Los médicos confirman que la píldora anticonceptiva masculina no acabará con tu libido 

Desde que en los años sesenta se empezó a usar la famosa píldora como método anticonceptivo, las mujeres han cargado con la responsabilidad de chutarse ese cóctel químico para tranquilidad y disfrute sexual de ambos. Sus efectos secundarios en el organismo, tan banalizados por nuestra sociedad, son sin embargo una realidad. Y los hombres tenían excusa: no había una versión masculina de estas pastillitas médicas que pusiese sobre la mesa el sano y justo debate de "¿te la tomas tú o me la tomo yo?". La cosa, no obstante, se acerca a un punto de inflexión en las relaciones: la pastilla anticonceptiva masculina viene en camino.

Se llama 11-beta-metil-19-nortestosterona y, según presentó recientemente Los Angeles Biomedical Research Institute durante la reunión anual de la sociedad endocrina estadounidense (aka ENDO 2019), ya ha pasado las pruebas pertinentes de seguridad humana. En concreto, el fármaco no ocasionó ningún efecto secundario adverso en los treinta individuos que lo estuvieron tomando durante 28 días en dosis de 200 o 400 miligramos. Únicamente, y solo varios de ellos, experimentaron algo de fatiga, dolor de cabeza o reducción del apetito sexual. Algo esencial pues esa caída de la libido es la principal preocupación de los hombres frente a la píldora.

"Nuestros resultados sugieren que esta píldora, que combina dos actividades hormonales en una, disminuye la producción de esperma al tiempo que preserva la libido", explicaba durante la reunión Christina Wang, directora del LA Biomedical, centro de investigación que está desarrollando la pastilla. En otras palabras: que aunque esta mezcla de andrógeno y progesterona disminuye tanto los niveles de testosterona circulantes en el organismo que pasas a ser temporalmente estéril, sigues conservando las ganas de revolcarte sexualmente como un salvaje. Y menos mal, pues de lo contrario tomarla sería absolutamente irónico.

Además, y para mayor tranquilidad varonil, los resultados demostraron que estos pequeños efectos secundarios, solo presentes en un porcentaje pequeño de los casos, son reversibles y desaparecen al dejar de consumir el fármaco. Eso sí, aún quedan muchas pruebas por realizar. Como señalaba la propia Wang durante el ENDO 2019, "la anticoncepción masculina hormonal segura y reversible debería estar disponible en aproximadamente diez años". Parece lejano, pero de momento nos sirve para cuestionar la idea de que deban ser ellas quienes se sacrifiquen por los dos. Y tú, ¿estarías dispuesto a usar esta pastilla anticonceptiva?