El motivo por el que deberías alejar tu portátil de tus testículos

Estás apalancado en el sofá o, directamente, en la cama. Hace frío y mientras pasas el rato leyendo o mirando vídeos en Youtube, el calorcito de tu portátil apoyado sobre tu regazo comienza recalentarte ahí abajo. Al principio no le das importancia pero llega un momento en el que sientes tanto calor que te toca dejar el ordenador en la mesa y esperar a que se enfríe para poder continuar. Esto que parece algo tan habitual podría jugarte una mala pasada en el futuro, especialmente si quieres tener hijos.Resultado de imagen de laptop warm gif

El problema reside en que si tus testículos cuelgan hacia abajo envueltos en el escroto es por una razón muy simple: mantenerse ligeramente más fríos que el resto de tu cuerpo para producir y preservar la calidad de tu esperma. Por tanto, que te pongas algo calentito sobre tus partes durante minutos, o incluso horas, no debería ser de lo más recomendable. La confirmación a esta lógica tan aplastante llegó en 2010 de la mano del Dr. Yefim Sheynkin, director del estudio publicado en la revista Fertility and Sterility.

“Tras 10 o 15 minutos con el ordenador, la temperatura escrotal ya está por encima de lo que consideramos seguro, pero ellos no lo sienten”, explicó el prestigioso urólogo alertando de que “millones y millones de hombres en el rango de edad reproductiva usan ordenadores portátiles”. Medio acojonados por estas declaraciones apocalípticas, en la redacción de Código Nuevo hacemos una rápida encuesta y resulta que de promedio todos calentamos nuestros escrotos con el portátil al menos una hora al día.

Resultado de imagen de testicles gif

Exactamente una hora es el tiempo que, según el estudio del Dr. Sheynkin, necesitaría un ordenador portátil para calentar nuestros testículos 2,5 grados centígrados por encima de la temperatura ideal. Toda una catástrofe para nuestros ‘soldaditos’ ya que, al parecer, basta con aumentar un grado centígrado la temperatura de los testículos para que la calidad del esperma se vea afectada. Y poca broma porque, una de las últimas noticias al respecto en nuestro país apuntó que entre el 60 y el 70% de los casos de infertilidad en las parejas atendidas en el Hospital General de Elx (Alicante) tienen que ver con el factor masculino.

Pero para el que piense que eso no le afecta porque toma precauciones, el doctor también desmonta otra de nuestras creencias más arraigadas: “Colocar un cojín entre las piernas y el portátil aporta una falsa sensación de seguridad”. Vamos que al colocar el cojín más que refrigerar tus zonas todavía añades más calor ya que la única manera de evitar el recalentamiento escrotal es abrir las piernas y dejar que el aire frío circule entre tu paquete y el portátil.

Imagen relacionada

Para saber todavía más sobre estas teorías y ver qué podemos hacer al respecto consultamos con la uróloga de la Fundación Puigvert, María Fernanda Peraza. “Está comprobado que si esta exposición a cualquier tipo de fuente de calor se mantiene a lo largo del tiempo tendrá un efecto en la espermatogénesis o producción de espermatozoides. La diferencia es que en los últimos años hay que sumarle el efecto de las ondas producidas por el bluetooth o el WiFi de nuestro portátil e incluso teléfono móvil que también suele guardarse cerca de los testículos”, apunta la doctora.

Sin embargo, aunque aclara que todavía está por determinar el verdadero efecto de las ondas sobre la producción de espermatozoides, la recomendación que nos hace es muy similar a la que se debería aplicar para acabar con el sobrecalentamiento en los testículos. “Bastaría con limitar los periodos de exposición a estas fuentes de calor y ondas a no más de 45 minutos y tomar consciencia de que más allá del daño que pueda estar generando en tus testículos, el hábito de pasar largos ratos con el portátil en tu regazo podría provocarte una lesión en la espalda”, concluye la uróloga.

Resultado de imagen de laptop warm gif Osea que sabiendo que sí o sí el tema de usar el ordenador encima de nuestros testículos es una práctica nada recomendable, volvemos a preguntar a los compañeros de Código Nuevo sobre las nuevas cautelas que tomarán para cuidar de sus espermatozoides a partir de ahora. El 100% de ellos aseguran que intentarán evitar esta postura al máximo pero sin volverse locos con el tema. Y es que, por mucho que nos informen sobre las consecuencias para la salud de nuestros hábitos, el verdadero reto es hacer algo para cambiarlos.

Y tú, ¿estás dispuesto a desterrar tu portátil a la mesa del escritorio?