La mejor medicina contra el cáncer podría ser el ejercicio físico

La actividad física reduce el riesgo de reaparición del cáncer y las probabilidades de fallecer a causa de la enfermedad

A pesar de que el pasado año se produjeron 228.482 nuevos diagnósticos de cáncer en España, el último informe de la Sociedad Española de Oncología Médica revela que los índices de supervivencia también aumentan constantemente. La razón es evidente: cada vez sabemos más sobre el cáncer. Esto ha llevado a la comunidad científica a desterrar la idea de que los pacientes que sufren esta enfermedad deban guardar reposo absoluto. El deporte es, de manera incuestionable, el gran remedio. Y una campaña mundial difundida por el diario británico The Guardian se ha puesto en marcha para contarlo.

Prue Cornie, investigador de la Australian Catholic University, lidera esta campaña cuyo objetivo es conseguir que la actividad física sea incluida en cualquier tratamiento contra el cáncer. En sus propias palabras, y según recoge la Australian Associated Press, "el ejercicio es la mejor medicina que puede tomar una persona con cáncer además de su tratamiento estándar". Hasta tal punto que según el experto, "si los efectos del ejercicio pudieran ser encapsulados en una píldora, se preescribiría a cada paciente con cáncer en todo el mundo".

Concretamente, las personas con cáncer "que hacen ejercicio con regularidad experimentan menos efectos secundarios graves del tratamiento, fatiga relacionada con el cáncer y angustia mental". Además, también experimentan un menor riesgo de que su cáncer regrese y de morir a causa de la enfermedad, tal y como ha explicado Cornie. Para obtener beneficios significativos, el investigador recomienda 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado semanal y de dos a tres sesiones de ejercicios de resistencia como levantamiento de pesas. Un medicina gratuita y tremendamente efectiva que podría salvar muchísimas vidas.