Juguetes sexuales para mujeres supervivientes de agresión sexual

La colección se llama Sexual Healing y ha sido diseñada por expertos médicos en colaboración con víctimas sexuales

Volver a disfrutar de una vida sexual saludable tras sufrir una agresión sexual es un objetivo bastante complicado. Especialmente si tenemos en cuenta que la mayor parte del tratamiento que reciben las víctimas de este tipo de violencia está concentrado en la curación emocional. El sexo, como casi siempre en nuestra sociedad, queda relegado a un segundo plano. Pero la diseñadora holandesa Nienke Helder, cuenta el diario inglés The Guardian, ha creado una gama de juguetes destinados a facilitar la recuperación sexual de las mujeres agredidas sexualmente.

Desde un cepillo de crin para explorar el tacto hasta un dispositivo pélvico que vibra cuando los músculos están demasiado tensos, pasando por un espejo para estudiar mejor la vagina o un sensor que se ilumina cuando se respira demasiado rápido. Helder ha querido reprogramar los clásicos juguetes sexuales —normalmente fálicos y destinados a la penetración— para convertirlos en poderosas armas de sanación. Y lo ha hecho trabajando junto a ginecólogos y sexólogos, basándose en las recomendaciones personales de mujeres que han sufrido agresión sexual.

Todo diseñado, según cuenta la web de la diseñadora, para "invitar a las mujeres a explorar qué se siente bien, aliviar el miedo y el dolor, y recuperar la sensación de seguridad sobre lo que disfrutan sus cuerpos". La propia Helder explicaba recientemente en The Guardian cómo funciona este proceso: "Al obtener biofeedback a través de las herramientas, la mujer puede visualizar qué tipo de procesos están ocurriendo dentro de sí, lo que puede ayudarla a comprender en qué situaciones su cuerpo reacciona con un reflejo". La meta está clara: sanar totalmente y volver a gozar sin miedos de la maravilla del sexo.